miércoles, 18 de marzo de 2009

René Magritte "Homesickness"

LOS VISITANTES DE NEGRO


Es posible que a dos casas de aquí en Hampton, alguien haya muerto. Gente vestida de negro llega y se va de la casa verde.

Ayer, un auto negro con luces giratorias en el techo, después de haber estado estacionado frente a la casa, detrás de una camioneta larga y techada –no podría decir si era limosina o una carroza improvisada- avanzó, apenas habiendo avanzado unos metros se detuvo en el centro de la calle, una mujer oscura se bajó del lado del conductor, fue hacia los carros de atrás, luego otra mujer, también vestida de negro y con tacones altos, alcanzó al primer auto, ambas se subieron y finalmente el coche se fue girando la luz amarilla, seguido por el resto del tráfico.

Yo tenía tanto que hacer, tantas pelusas, migas de pan en la alfombra, marcas que borrar en la pared, asi que no supe más, y hoy, hoy sólo distingo lo que se ve por la ventana.

Ahora que veo llegar visitantes de ropa negra, pienso que lo de ayer pudo haber sido una caravana mortuoria. Justo hoy en el quinto día gris y lluvioso de marzo, vienen visitantes oscuros, llaman a la puerta del muerto pero nadie abre, algunos se van, otros se quedan a esperar en el corredor.

Mañana una pequeña bandera triangular, aciaga, ondeara su luto en el viento y quzá, los visitantes de negro no vendrán más.


Beatriz Osornio Morales PARADOXIA

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...