lunes, 16 de noviembre de 2009


Silbo


I

Cuando los duendes ajenos

se parecen a los gatos

y sus ojos

vigilan

detrás de la cornisa

ella reposa

en el asfalto


II

Los manicomios corren

atrasados

al rescate de las flores

golondrinas lejanas esperan

a que muera el arcoiris y

llover...llueve


III

Las hojas del otoño

de Noviembre cubren

su esqueleto amanecido

Los árboles se abrazan

a su cuerpo

Ya no huele a hierba

ni a púrpura

Huele a quemadura

a tatema de canela

en el rocío.
Beatriz Osorni Morales; imagen de la red
A veces la locura llega sin previo aviso, de un paso a otro y al siguiente, o en un sueño de duendes que dificilmente se despierta.
Que disfruten todos de esta semana que inicia con soles radiantes... aquí en Hampton, después de lluvias continuas.

Entrada destacada

Cangrejos y Sombras

Recuerdo el día que me amigue con una sombra. Era la tarde antes de mi cumpleaños en Carolina del Norte.  Comimos en Fish Heads, ...