lunes, 26 de abril de 2010

DIARIO DE ABRIL



Día 7


El recorte en la compañía me ha venido bien, desde mi despido escribo más. Hace tiempo que necesitaba hacer un plan de al menos dos semanas completas, dadas las circunstancias se cumplirá mi sueño de viajar al Viejo Mundo... Ni tenían que portarse amables conmigo, sé que no he sido la más puntual los últimos meses, así que era de esperarse el despido.


Mi marido venía insistiendo desde que estamos juntos, que debíamos hacer un viaje a Inglaterra, pero mi adicción por el trabajo nos impedía planearlo. A veces el destino tiene razón al poner trabas.




Día 8


La magia de Inglaterra desaparece a nuestra llegada. Manchester asoma cubierto de nubes desde el amanecer, su forma se ha hecho visible hasta apenas unos minutos del aterrizaje, antes sólo se distinguía una masa gris como si fuera parte del Océano Atlántico.


En el aeropuerto tenemos tiempo para desayunar, como siempre Ariel me da unos momentos para escribir las primeras impresiones, pero todo el tiempo estuve con las manos sobre el teclado sin saber dónde empezar.

A penas llegamos y ya siento que me voy con las manos vacías, tengo el corazón adormecido, no puedo escribir entre paredes de cristal, movimiento incesante de pasajeros, bullicio de ingleses y esta ilusión de desequilibrio mental en las voces.

Me gustaría hablar de sucesos pasados entre paredes sólidas, sombrías, sobre edades incrustadas de moho en las vías del tren, el chic-chic de locomotoras en marcha...a eso vine y espero que valga el despido.




Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red

16 comentarios:

BEATRIZ dijo...

Puesto que Abril ya casi se acaba, recorde que el año pasado subie la parte anterior del los diarios en diciembre, para que no se repita aqui estan los siguientes dos días, tarde pero seguro....

No olviden disfrutar la semana.

Pluma Roja dijo...

Si realmente es un diario, que alegre viajar a Inglaterra. Si no lo es, y es pura ficción, me encantó leer el texto como pura literatura.

Saludos cordiales,

Aída.

tecla dijo...

A veces cuando menos se puede escribir, y mayores son las dificultades, es cuando se baja la guardia y damos lo mejor de nosotras mismas.
Es lo que te ha pasado a tí.
Tiene el texto una emoción contenida y palpitante que lo hace entrable y muy intimista.
*
Hay un refrán muy antiguo que dice que no hay mal que por bien no venga.
Detrás de una mala situación siempre se esconde algo mejor.
Sólo hay que mirar por los alrededores.
Sigue con tu diario.
Un beso.

Duna dijo...

Cuando menos lo esperes, tus dedos comenzarán a teclear las palabras que tu corazón y tu mente les dicten.
Espera, date tiempo, y verás...

Un beso, Beatriz

LUIS TORRES dijo...

cuando las letras nos quieren salir pues ni modo, yo ando un mes en sequia de letas...

Inglaterra... la tierra de los beatles, daria todo por ir a tomarme unos tragos en la caverna...

Taty Cascada dijo...

Un diario como el que una vez tuve en mi vida...Buen relato.
Un beso.

MAJECARMU dijo...

Beatriz,la primera impresión de las cosas danza en nuestra mente sin asentarse con una forma y un fondo definitivo..Necesita asimilarse,volver a recordarla y darle los matices y los sentires adecuados..Seguro que, si después del tiempo vuelves sobre ello encuentras la inspiración..!

Esos cielos grises te dirán ahora nuevas cosas..
Mi gratitud y mi abrazo,Beatriz.
M.Jesús

Wuigi dijo...

Hola Beatriz, solamente pasaba rapido para reportar que sigo vivo y que destrui dos blogs que tenia para formar uno solo que esta en: http://fetidorincon.blogspot.com/ por si alguna vez quieres visitarlo (perdona la publicidad).

Un saludo. :)

-L.

Jo dijo...

sera que las vicisitudes y los dias en que no poseemos de donde agarrarnos nos lleva a una especie de naufragio en el que solo las letras, las palabras y los recuerdos junto con lo que observamos hacen una especie de salvavidas momentáneo

abrazos Beatriz!

Proyecto María Castaña dijo...

Ya vas a encontrar en la extrañeza ese preciso ritmo interno que hacen de tus escritos una literatura tan particular y personal.

Sobre el despido, dicen que las despedidas (en este caso tu despido) y los encuentros son comienzos. Este viaje puede ser un buen punto de partida. Espero que disfrutes y sola la mano se irá ablandando para dar paso a tu voz más allá de los cristales de los aeropuertos y el cortante inglés de las islas.

Un beso.

Mª Angeles y Jose dijo...

Hace tiempo que no tengo diarios...

Sobre el despido;dicen que no hay mal que por bien no venga...esperemos que venga mucho bueno.

Besos

Diego P. dijo...

Pues me parece genial que "disfrutes de tu despido", es una buena manera de afrontarlo.

Siento no escribir más a menudo, ya sabes que siempre estoy muy liado. Pero te sigo leyendo y tus escritos cada vez me gustan más.

Un saludo.
Diego.

Jota Ele dijo...

Eso te ocurre por ir a Inglaterra en vez de venir a "sunny Spain".

hubieras visto las cosas muy diferentes.

Sobre el despido, hay años que no está uno para nada.

saludos.

Javier dijo...

Puede que no siempre sea compatible el vivir intensamente nuevas vidas y el tener la serenidad suficiente para contarlo. Lo hacen algunos periodistas sobre el terreno, pero ellos no bucean por el azul profundo de los sentimientos.
En cualquier caso, me parece un ejercicio estimulante y, en tu caso, un resultado magnífico.
Saludos y feliz semana, Beatriz.

Neftalí Coparrota dijo...

Esos viejos pasajes de ladrillos, la niebla colandose bajo las puertas... Un lugar increible, en donde las palabras de seguro se agolpan. Lo que hace dificil su escape por entre los dedos a las teclas del ordenador.
Gracias por el consejo en mi ultimo escrito, lo tome en cuenta.
Un abrazo!
Nos leemos!!

BEATRIZ dijo...

...aqui voy otra vez: Los diarios de Abril es un proyecto literario que surge de ir encontrando anotaciones aisladas, vivencias ocurridas en distintos abriles, aunque incorporadas de manera estilizada conservan las atmósferas y detalles que en su momento por algo se anotarón, los nombres son ficticios, el tiempo comprimido en días con nuevas secuencias, lo que sí no he querido cambiar o estilizar mucho son los lugares.

Puesto que se han preocupado por el despido, y eso me hace sentir horrible, lo de preocupar a las personas, diré que es un hecho del pasado y que a bien dicho por ustedes, no hay mal que por bien no venga...

Estoy grandemente agradecida por su presencia, sus palabras siempre abren nuevos caminos creativos.

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...