miércoles, 28 de abril de 2010

DIARIO DE ABRIL


(Inglaterra)


En abril, narcisos y tulipanes encantan los jardines ingleses, colorean desde los patios de las casas hasta el extremo de las veredas junto a las vías del tren, como si alguien siempre olvidara los bulbos fuera de temporada en el lugar menos pensado, y al llegar la primavera aquellos no se preocuparan de brotar al olvido humano, eso hace que los trayectos del tren sean más placenteros.

En el trayecto de Manchester a Newark hay una fábrica generadora de energía eléctrica, los múltiples cilindros despiden gordas bolas de humo que se funden con las nubes grises.

El alta voz dice que se aproxima la parada a Lincoln, donde nos espera el primo de Ariel.

Ariel piensa que los círculos de humo son de vapor...eran hace unos minutos, en el tren las cosas pronto ya son pasado.

Plataforma numero 6. El viento solpla de forma inconsistente, aspirando partículas de polvo y retazos de cielo nublado, pero en el puente que une las plataformas, se percibe el aire más fresco y húmedo por una brisa filtrada de distintas corrientes, se adivina desde abajo, donde Ariel y yo intercambiamos miradas, y una sonrisa tímida logra asomarse de entre el cansancio.

La puerta del vagón se cierra, el tren en el que llegamos avanza, despacio incrementa la velocidad, mis ojos ya observan desde un puente elevadizo sin comprender la sensación de abandono que deja tras su partida.




Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.




15 comentarios:

BEATRIZ dijo...

Dirán que ya me emocioné posteando, casi nunca subo más de una entrada a la semana, pero como se me acaba Abril, y la entrada anterior como que dejaba la cosa apenas empezada, pensé que sería mejor dejarlo aquí hasta el próximo abril..

espero que lo disfruten, tanto como yo disfrute la tierra de las tinieblas,jeje, quise decir: tavernas!

Saludos a todos.

Duna dijo...

Beatriz , me ha encantado como describes el entorno, sus detalles y la sensaciones.
Aunque se termine el mes de abril, puedes seguir con el diario.Te sigo.
Muchos besos

MAJECARMU dijo...

Ya le vas dando forma al relato..y ese tren,que va tan deprisa nos recuerda,que el tiempo vuela y se nos fué abril..
Te seguimos en el tren de tus letras..asi que tu conduces,amiga.

Mi gratitud y mi abrazo grande.
M.Jesús

Taty Cascada dijo...

Me gustan tus descripciones, no conozco Europa, asi que leyéndote me internaré contigo en Inglaterra.
Un beso.

Merce dijo...

Que bien redactas Beatriz. Me quito el sombrero!!!

Saludiños.

Mª Angeles y Jose dijo...

Esto me esta gustando jejejejeje se pone interesante poco a poco.

besos

jordicine dijo...

Los reencuentros familiares siempre son bonitos. Lo has explicado de una manera muy visual. Es como si hubiera viajado en ese tren contigo, BEATRIZ. Un beso y hasta pronto.

Wuigi dijo...

Tu escribe, Beatriz. A nadie le rindas nunca cuentas cuando se trata de expresarte. Sigue asi :)

Aproposito, el titulo de la entrada me hace tanto pensar en aquella cancion de Joaquin Sabina: "¿Quien me ha robado el mes de abril?"

Ah, que cosas...

Un saludo.

-L.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi querida amiga Beatriz.
He leído aquí un texto muy interesante que, en bellísimas imágenes, nos describe un espacio vital... Siempre es bastante placentero poder leerte, amiga.
Tiernos abrazos.

Jota Ele dijo...

Antes de que termine abril, te digo que me ha encantado tu entrada con tus sensaciones en la visita a la "Pérfida Albion".

Inglaterra, que conozco razonablemente bien, tiene mucho que ofrecer.

Saludos.

ANGEL VIRGILIO dijo...

Muy de acuerdo con “Dunas” puedes seguir con el diario, te sigo. En verdad transmites una tristeza realmente poética que deja a uno con el deseo de que sigas, de decir no, no acabes, no me dejes solo con cortar el final, sigue contándonos sobre ese intercambio de mirada con Ariel, no te vayas con Abril, se hace preciso ese olor de los narcisos y tulipanes. Gracias querida amiga por compartir tus letras.

salvadorpliego dijo...

Una triste despedida en estas letras… Un tren que parte y tal vez no tenga regreso.
La nostalgia fluye en esta historia.

Un fuerte abrazo para ti.

Trovator dijo...

Independientemente del lugar, ese aire y esa esencia de persona no se pierde, tal vez se transforme, pero la realidad no cambia. O puede, si queremos...

Un abrazo!!

Javier dijo...

Estas narraciones tienen, en general, la hermosa cualidad de invitar a un viaje emocional posterior. En tu caso, además, el texto sirve de guía a un safari sentimental sobre el terreno.
Gracias y enhorabuena.

RMR dijo...

Beatriz sin duda buena entrada :)

saludos

Entrada destacada

El Otro Einstein

Como a mediados de Julio leì una nueva novela (para mì era nueva) “The Other Einstein” de la autora americana que firma como Marie Be...