miércoles, 2 de junio de 2010

APRENDIENDO A LEER




Algo que siempre he querido hacer desde niño es aprender a leer, pero tengo problemas de aprendizaje. Escribo y en ese redireccionar las palabras, alargarlas, acortarlas, ajustarlas al espacio disponible a la razón, ciega. Por eso no aprendo, aprehendo todo tan fuertemente que las membranas del cerebro se vuelven hilos eléctricos. Cuando los nervios se relajan, la memoria entra en un estado de letargo y duermo. Al despertar la dirección de la vida ha cambiado.

Hace tiempo leí los Viajes de Gulliver, algunos, no todos...Desde entonces no he leído algo más absurdo. Criaturas extrañas, mitad hombre, mitad bestias, seres llamados yahoos, -hombres-caballo con actitudes morales, como en las mitologías antiguas, me refiero a minotauros, medusas, faunos, etc. Los escritores modernos se empeñan en fingir escrituras de la talla, pero el lector ha dejado de ser niño Doc....o quizá, la infancia no tenga que ver sólo con los recién nacidos. En ese caso hay esperanza. No soy cínico, usted pregunta. ¿Porqué? Vamos Doc, ¿quién creería que criaturas así son protagonistas de historias casi humanas? si al menos les inventaran una personalidad propia con sus vicios, reacciones, distintos, como son las cosas entre sí.

¿El romance? ese tema parece otra mitología inventada. Si lo ponen de esa forma. Es lo mejor que puedo responder. Pero, ¿Cuál es la forma? La forma del amor, supongo. ¿La forma del amor?...Según yo, el amor poco tiene que ver con el romance. La sustancia informe del amor amasa con un martillo de fuego, nos da de beber en sus manos de buen samaritano, nos hace flotar en el paraíso de otro cuerpo y aun así, es "un perro infernal" "un sapo en el corazón que croa" lo dijeron buenos amigos.

Dije que lo que quiero es saber leer, nada en el mundo me gustaría más que saber descifrar escritos, no destrozar buenos textos de jóvenes creadores con talento. En el periódico publican todo y uno que se ha ganado un lugar en la opinión como crítico, esta siempre obligado a decir algo, eso no quiere decir que deberían creer lo que digo, cada quien a lo suyo. Los creadores crean, los críticos no, ellos sólo apuntan hacia algo que creen ver para que los demás volteen a mirar. ¿Lo ve usted? Estoy aquí porque enfrento una demanda por hablar sin escrúpulos, se me hace responsable del suicidio de un escritor jóven. Escribí que el costumbrismo se acerca a la basura, va inundando la casa, las calles, luego hay que desecharla, después nadie se acuerda de ella, igual que la basura. Nunca dije que me arrepintiera. Si estoy aquí es porque nuestras leyes siempre tratan de justificar el error con alternativas, creen que puedo estar loco, me han traído a este hospital para ser analizado, pero yo no hago otra cosa que caligrafiar sin descanso. Para aprender a leer bien, es necesario saber caligrafiar las letras.

Ya no escribiré más. La mano está cansada, quiere irse a dormir en algún hueco tibio. Me temo que si me cubro la boca no podré decir nada. La mano está cansada, la mano no sabe lo que dice.


Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red.




Esto es para los que gustan del existensialismo ¿disfrutaron?
A los que prefieran algo más estético, espero no les halla sido -como dicen aqui- heavy.


Que el mes de junio les traiga momentos y felicidad para recordar.

17 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Devoro de todo, creo que la lectura es un de los pocos platos que saboreo sin alegar si tiene más sal o menos dulzor, de los escritos existencialistas me quedo con el orégano que dejan las ironías que me obligan a buscar respuestas, por cierto, el cuento te quedó de maravillas, por segundos pensé que leía uno de esos cuentos de Susan Sontag que me dejaron alucinada, "El nene" para ser más exacta.

Mis cariños y un beso.

tecla dijo...

Pero qué bonito Beatriz.
Lo que más me gusta es cuando dices que el crítico no crea sino que explica lo que ve, y hace voltear la mirada.

No sé por qué hay personas que se atribuyen el don de la sabiduría y se ponen a criticar y enseñarnos lo que es bueno y lo que no.
Quién es nadie para decir lo que debe gustarnos?

Supongo que en eso consiste todo el meollo de tu texto.
En saber leer lo que el creador ha puesto sobre papel.
Aunque las distintas visiones de la lectura dependen de las vivencias y sentimiento de cada cual.
Eso es lo que creo Beatriz.
Un beso.

Mª Angeles y Jose dijo...

Yo soy de las que opinion que cuando critiquen algo, hay que hacerlo a la cara y si puede ser poniendo soluciones.

Pensaremos profundamente , lo necesitamos.

Besos

Trovator dijo...

Cuando la mente y el corazón tienen algo que manifestar, la mano se mueve automáticamente... escribe para sí y para quien se deje.... La crítica, es para los que hablan del camino estando de pie.

Un abrazo!

Jo dijo...

y hay quien dice que solo hay que creer lo que ven tus ojos.. pero como" si con leer a veces sueño e imagino también...

en este estilo
en prosa o verso...

cada tanto entre lineas me pierdo en laberintos y sigo soñando

Pluma Roja dijo...

Como crítica me muero de hambre, pero tu cuento me gustó bastante.

Saludos cordiales,

Felicitaciones.

Javier dijo...

Me ha encantado, Beatriz. Eres capaz de seducir y transportar al lector a tu propio mundo. Enhorabuena.

Y un admirado abrazo.

MAJECARMU dijo...

Beatriz,es cierto que lo que leemos no se ajusta a la realidad,que vemos y sentimos..Por tanto,a veces al leer nos ponemos en la piel del otro para entenderlo..No siempre lo conseguimos porque desconocemos al que escribe,no sabemos de su realidad interior..
Pero,quizá lo bueno es,saber mirar las distintas perspectivas desde nuestra propia realidad..¿cómo leemos esto..?
Quizá desde nuestra propia conciencia evolutiva,sabiendo que todo cambia,tomar el libro y ser conscientes del momento evolutivo del escritor..!!
Mi felicitación por tu texto reflexivo y profundo.
Mi abrazo inmenso.
M.Jesús

BEATRIZ dijo...

Taty,
Eso es lo que me gusta también a cerca del existencialismo, que lo ponen a uno en cuestión, a buscar respuestas. Gracias por tus palabras y por mencionar el libro, buscaré algo de ella.

Tecla,
Quise poner a la vista el papel del crítico, su responsabilidad y quizá un poco de su batallar, no se puede hacer crítica irresponsable, aunque como dije, una crítica sólo apunta con su dedo para que los lectores vean con sus propios ojos, lo dices bien.
Creo que la sabiduría es gradual, la lucidez es lo que a veces falla. Intentar leer el verdadero sentido que el escritor halla querido expresar en sus escritos, es algo riesgoso.
Me alegra que te gustara el cuento.

Ma.Angeles,
No te contradigo, los críticos tienen una gran responsabilidad, para la que sólo tienen parámetros como herramientas, pero el sentido y la intensionalidad del creador creo que nunca la podremos saber más que de sus labios.

Trovador,
Otra vez has puesto el dedo en la herida,jajaja. La cosa es que hay momentos en que la lucidez no alcanza para mantener control, yo quisiera decir algo de todo, pero no me alcanzan ni el tiempo, ni mis habilidades expresivas, es una terrible frustración no poder decir todo lo que hay dentro de la mente y el corazón, por la razón que sea. Mi agradecimiento.

Jo,
Es bueno ver más allá de las líneas definidas, me pasa igual.

Aida,
Uff, que si yo también me muero de habre, pero no sólo de crítica: "soy tan poco industriosa"
Gracias por venir.

Javier,
Gracias por la amabilidad de tus palabras, estaba pensando que causaba dolores de cabeza,jajaja.
Saludos grandes y otra vez por entrar a mi mundo...algo oscurito.

María Jesús,
Y tratamos tanto! entender lo que está escrito, luego explicarlo...pero la cosa no para allí, porque nos damos cuenta que en ese proceso algo ha cambiado dentro. Sólo queda ver con ojos propios las formas que el creador sugiere.
Mi infinito agradecimiento por estar aqui.

Jota Ele dijo...

El crítico ha tenido su merecido. Personalmente, no me gustan los críticos porque no todo el mundo ve la literatura, el arte, la pintura, la escultura, con los mismos ojos.

Yo creo que si lo que leemos, vemos, oímos o tocamos nos gusta, es bueno y si no nos gusta, es malo.

Just as easy as that.

Saludos, Beatriz.

EVA MAGALLANES dijo...

La crítica es también creación y literatura, una lectura más de las infinitas posibles, jamás ha de autoconcebirse como juicio, como valor, como poder, como verdad. Un crítico que ejerce su oficio desde ahí ha perdido el espíritu de su labor.
Interesante texto Beatriz. Ni el más talentoso de los escritores podrá nunca escribir la totalidad. Ni el más diestro de los lectores podrá encontrarla en las obras. Ahí radica, siento, la pasión y con ella, el sufrimiento, del arte.
Un gran abrazo!

Javier Herque dijo...

Somos muchas veces Gulliver, otras las ratas que gustaban seguir música de flauta, otras (las más) un don Tancredo sabiondo a salto de mata pero nunca a puerta gayola y siempre armados de esas palabras que llenamos o vaciamos con las razones de nuestros sueños o con las sin-razones de nuestros quebraderos de cabeza.

Vertemos en nuestros renglones la desnudez de nuestras vergüenzas, el descaro de nuestros momentos de locura, las festivas hipótesis de mas de un brindis al sol…y luego nos sentamos sobre la quietud de una hoja con propósitos y despropósitos que nos hacen ser más jóvenes o más viejos, mas nosotros más ellos desde el color de una tinta que sabe más por vieja que por diablo-a.

Espero que la mano continúe sin saber lo que dice y tus palabras no cedan al cansancio.

Beso.

jordicine dijo...

A mí la palabra criticar ni me gusta. Yo siempre he preferido utilizar comentar. La palabra 'crítica' es negativa ya de salida, según mi entender. Un beso y felicidades por el post.

Vagamundo dijo...

Los que no saben critican: es indudablemente mucho más fácil.
Luego, hay buena y mala literatura; de todo y sobre todo.
Si no tratan al lector como a un estúpido, especialmente si es un joven lector, merece la pena echarle un vistazo... ¿no?

LUMPENPO dijo...

Existencialismos o absurdos, este náufrago prefiere existir en el absurdo que morir en la cordura de la crítica, por eso he venido, donde la palabra es y se aprende, se aprehende como quien tira una red y la atrapa, antes del cansancio para llevarla por la noche, gracias Bety por acordarte de este poeta de segunda del tercermundo...

Esmeralda Martí dijo...

La literatura es un plato regalado para el placer, el disfrute o la crítica (entre otras cosas). Hay que ser generoso para ofrecer y agradecido para compensar el regalo.
En ese intercambio de sílabas, de lecturas se encauzan vías de comunicación. Eso es lo más importante.
Internet me ha llevado a tu texto y a tí a mi poema. A través de la distancia, ahí estamos, compartiendo.
Gracias por aparecer.
Un beso. Siempre serás bienvenida.

Mariana Copello dijo...

Beatriz, muy interesantes tus textos...
bienvenida a un Mar sin apuros!

seguiré leyendo por aqui

saludos

Entrada destacada

RATONCITOS CIEGOS

Tres ratoncitos ciegos merodeaban por la celda de la hermana Sofía. Cada vez que la hermana tomaba su misal y se ponía a rezar vísperas...