martes, 28 de septiembre de 2010

EL COMETA



Algunas tardes de otoño, vuelo mi pequeño cometa frente al ventanal del Viejo. Su casa comparte el patío con nuestro jardín trasero, donde mi madre y yo criamos conejos y pollos.

Cuando hay buen viento, el volador sube casi solo. Pero cuando el viento es escaso, el asunto es otra historia: El volantín al principio sube con dificultad, sin embargo, una carrera intensa alrededor del patío y no tarda en alcanzar equilibrio con el aire.

Al viejo, que reniega cada vez que el dragón choca contra el cristal de su ventana, le gusta vernos jugar a mí y al cometa. Lo he visto observarnos y sonreír –mientras piensa que nadie se da cuenta- bien quieto tras el marco de la ventana, con sus manos apoyadas en el desayunador y sus ojillos acuosos en dirección al jardín.

Una vez dominado el hilo del viento, no hay necesidad de correr. Entonces me paro en el centro del llano, sosteniendo la hebra que nos une a mí y al cometa, giro sobre mis pasos y, observo la silueta del viejo, obscurecida por un interior incierto a sus espaldas.

Cuando el viejo se percata de ser observado reacciona con enojo, como si le hubiera caído un cometa de verdad. A mi vez, distraído por la turbación, tropiezo contra una gallina y sus pollitos. El papalote pierde contacto con la línea del vuelo, y allá viene el acróbata a caer sobre un vidrio helado.

Ahora el viejo Roque tiene motivos para regañar, pero yo nunca podré abandonar mi cometa de alas policromas, es de una fragilidad sin igual que difícilmente lo rescataré de las ramas del rosal seco, debo alcanzarlo a como de lugar. Ya sé que su cuerpo son sólo dos palillos chinos en forma de cruz, sus alas de plástico, y en total no es nada caro, pero no hay volador más fascinante; el viejo estaría de acuerdo…de no ser tan gruñón.


Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

19 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Beatriz,el viejo Roque es viejo y es niño...Se esconde tras la ventana y escapa con la cometa volviendo a su infancia,pero cuando se ve sorprendido,de nuevo se sabe viejo tras la ventana...!
Mi felicitación y mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

Jo dijo...

amo los cometas yo de niña fabricaba muchos con mi abuelo, de las pocas reminicencias que tengo es en que epoca del año era eso...
pero seguramente era el verano o el otoño donde el viento era el que se tomaba presto para volarlos.


beatriz
un beso!

Mª Angeles y Jose dijo...

gracias por hacerme recordar las cometas que haciamos de niño...pero no recuerdo en que epoca las haciamos, solo se que pasabamos muchas horas mirando como volaban.

Besos

Pluma Roja dijo...

Los cometas son los mosaicos del cielo, es un gran placer volarlos.

Saludos cordiales Beatriz.

Jota Ele dijo...

Un bello relato, Beatriz.

El viejo Roque sería feliz si se le dejara volar el cometa.

Un abrazo.

Taty Cascada dijo...

El cometa representa nuestros sueños, todos tenemos varios en nustro corazón, que se enfrentan a viejos que no gustan de admitir que también tienen sus propios cometas en el alma.
Un beso.

Javier dijo...

Era de suponer, viendo cómo vuelas tu blog, tu facilidad para congeniar con el viento. Yo también te miro por esta ventana y observo las evoluciones de tus palabras y la manera en la que las elevas por encima de las cabezas. No, no me identifico con el viejo de tu relato, pero sí con las gallinas que cuidas.

Un cordial abrazo.

tecla dijo...

Bellísima entrada Beatriz.
Siempre he querido tener una cometa y pasármelo en grande.
Un abrazo.

MaLena Ezcurra dijo...

Me conmueve el viejo Roque, y ese cometa que estalla en el cielo.


Preciosa entrega.


Beso.



M.

José Del Moral De la Vega dijo...

¿Tendremos todos el recuerdo infantil de un juguete y un viejo gruñón...?
Buen relato, Beatriz.
Un abrazo

LUIS TORRES dijo...

De niño no solo hacia volar cometas si no que era muy bueno fabricandolas, hacia cometa sol, avion cometa, avion estrella, la pavita y muchos modelos mas que los hacia volar en un amplio parque frente ami casa que aun esta alli,ahora a mis treitaitantos años veo a niños jugando futbol, otros mas modernos con su IPod, celulares y demas arficios, pero aquellos años de cometa ya nuncan volveran...

Saludos...

Trovator dijo...

Tiempos del pasado en acciones del presente. Quién fuera parte de esos palillos mágicos que hacía simples elementos elevarse majestuosamente... como la vida nuestra.

Un abrazo!

jordicine dijo...

Nunca se me han dado bien las comentas, pero me encantan. Hace unos cuantos años estuve en Pekín y el cielo de la plaza de Tiananmen estava lleno de cometas. Un beso, BEATRIZ. Me ha gustado mucho tu post.

elisa...lichazul dijo...

es toda una aventura el fabricarlos y después elevarlos...cuando nena prcticaba en ello,algunos quedaban bien otros no mucho...pero siempre uno guarda la ilusión en sus colores y en sus hilos al elevarlos

hermoso relato, evocador y tierno
besitos de luz

Carlos dijo...

Dejo las coordenadas para que orientes tu cometa de mil colores.

Debes tener en cuenta que la soledad es mala amiga y el cuadrado de esa ventana es el único punto de contacto que tiene el caballero del relato con el mundo exterior.

Un beso.

EVA MAGALLANES dijo...

Son atractivos los relatos que tan sólo describiendo una escena provocan, sin explicitarlo con palabras, un "decir oculto" que puede leerse entre líneas.
La conjunción de estos personajes: niño, cometa y viejo, que son de por si imágenes pregnantes, potencian entre ellos sentidos y significados al estar perfilados en la situación que nos muestras. Queda en el lector ver, interpretar y sentir.
Mi abrazo!

BEATRIZ dijo...

Hay veces que se sabe lo que se tiene que contar, pero no se sabe bien cual es la forma de hacerlo. Quizá sea cierto lo de que "la historia es la que nos escoge" a la hora de contar y es allí donde está el merito del buen artesano, en saber utilizar sus herramientas. Ustedes queridos lectores me han apuntado aspectos en la forma en que había querido contar esta historia, de la que hay más en relación al cometa, y para la que he descubierto por medio de ustedes, nuevas herramientas en la continuidad de la misma.
Mi sincero agradecimiento y saludo a todos.

Estrella Altair dijo...

Yo de cometas.. poco.. pero de viejos gruñones y buenos.. de corazón, desde luego..

ummm recuerdos de mis abuelos..

Besos y saludos muchos

Matías Muñoz Carreño dijo...

Mientras mas afirmo el cometa, mas pienso que es él el que me lleva a mi de alguna manera. Es algo parecido a lo que pasa con la poesía, no te parece??

Un abrazo grande!!

Nos leemos!

Entrada destacada

Palabras de Ceniza

Supongo que si de tiempo se trata, este el es tiempo donde existo. Aunque podrìa ser la conciencia de ello lo que realmente persiste c...