domingo, 18 de abril de 2010

HORIZONTE DEL ALMA




Queriendo desvestir el horizonte

en las horas confusas de la luna,

concebida como alas en los hombres

que trascienden la frente de la lluvia,



han sorprendido a un hombre, su serpiente

abrazando un rumor a la mirada,

que declina en llanto dulcemente

cuando muere la luz ensimismada.



A dos lenguas escasas de distancia

desde la piel que espera al horizonte,

cae una nítida imagen desnudada



y los cantos perdidos en la calma.

De un suspiro, cayendo amargamente

sollozos que enmudecen en el alma.




Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red.




Entrada destacada

NEBULA

Un cuerpo comienza en esa nube de fluidos, se encuentra y desprende de la nébula universal los confines del cuerpo,...