miércoles, 2 de junio de 2010

APRENDIENDO A LEER




Algo que siempre he querido hacer desde niño es aprender a leer, pero tengo problemas de aprendizaje. Escribo y en ese redireccionar las palabras, alargarlas, acortarlas, ajustarlas al espacio disponible a la razón, ciega. Por eso no aprendo, aprehendo todo tan fuertemente que las membranas del cerebro se vuelven hilos eléctricos. Cuando los nervios se relajan, la memoria entra en un estado de letargo y duermo. Al despertar la dirección de la vida ha cambiado.

Hace tiempo leí los Viajes de Gulliver, algunos, no todos...Desde entonces no he leído algo más absurdo. Criaturas extrañas, mitad hombre, mitad bestias, seres llamados yahoos, -hombres-caballo con actitudes morales, como en las mitologías antiguas, me refiero a minotauros, medusas, faunos, etc. Los escritores modernos se empeñan en fingir escrituras de la talla, pero el lector ha dejado de ser niño Doc....o quizá, la infancia no tenga que ver sólo con los recién nacidos. En ese caso hay esperanza. No soy cínico, usted pregunta. ¿Porqué? Vamos Doc, ¿quién creería que criaturas así son protagonistas de historias casi humanas? si al menos les inventaran una personalidad propia con sus vicios, reacciones, distintos, como son las cosas entre sí.

¿El romance? ese tema parece otra mitología inventada. Si lo ponen de esa forma. Es lo mejor que puedo responder. Pero, ¿Cuál es la forma? La forma del amor, supongo. ¿La forma del amor?...Según yo, el amor poco tiene que ver con el romance. La sustancia informe del amor amasa con un martillo de fuego, nos da de beber en sus manos de buen samaritano, nos hace flotar en el paraíso de otro cuerpo y aun así, es "un perro infernal" "un sapo en el corazón que croa" lo dijeron buenos amigos.

Dije que lo que quiero es saber leer, nada en el mundo me gustaría más que saber descifrar escritos, no destrozar buenos textos de jóvenes creadores con talento. En el periódico publican todo y uno que se ha ganado un lugar en la opinión como crítico, esta siempre obligado a decir algo, eso no quiere decir que deberían creer lo que digo, cada quien a lo suyo. Los creadores crean, los críticos no, ellos sólo apuntan hacia algo que creen ver para que los demás volteen a mirar. ¿Lo ve usted? Estoy aquí porque enfrento una demanda por hablar sin escrúpulos, se me hace responsable del suicidio de un escritor jóven. Escribí que el costumbrismo se acerca a la basura, va inundando la casa, las calles, luego hay que desecharla, después nadie se acuerda de ella, igual que la basura. Nunca dije que me arrepintiera. Si estoy aquí es porque nuestras leyes siempre tratan de justificar el error con alternativas, creen que puedo estar loco, me han traído a este hospital para ser analizado, pero yo no hago otra cosa que caligrafiar sin descanso. Para aprender a leer bien, es necesario saber caligrafiar las letras.

Ya no escribiré más. La mano está cansada, quiere irse a dormir en algún hueco tibio. Me temo que si me cubro la boca no podré decir nada. La mano está cansada, la mano no sabe lo que dice.


Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red.




Esto es para los que gustan del existensialismo ¿disfrutaron?
A los que prefieran algo más estético, espero no les halla sido -como dicen aqui- heavy.


Que el mes de junio les traiga momentos y felicidad para recordar.

Entrada destacada

EL PLANETA DEL SILENCIO

El silencio no es un vaso azul, es una entidad gris cubierta de violetas bajo las nubes; La voz un sueño bastardo. M...