miércoles, 2 de marzo de 2011


EL HOMBRE MÁS FELIZ



A Igor Cruz V

El Sueño de Venus /Salvador Dalí

“Una noche senté a la belleza

en mis rodillas, y la encontré

amarga. Y la insulté”

Arthur Rimbaud


No siempre el cementerio

es un escondite, donde

crecen  musgos  y

hieden los deseos, eternos.



Desde que te fuiste,

crecen hadas madrinas

colgando de las matas,

entre telarañas y cruces,

los dedos se transforman

en pequeños dones,

siglos de vocabulario 

florecen las tumbas.



El suicidio no existe

sino el desamparo…



Un ayer es una sonrisa

 tras tocar

un umbral de labios.



Nunca estamos realmente

solos, si sonreímos.

Se muere de eternidad. 




Beatriz Osornio Morales

22 comentarios:

BEATRIZ dijo...

Igor es si no el último de los poetas malditos, el primero de los nuevos poetas malditos. Le tengo mucho aprecio, él fue quiem sin saberlo me presentó a Rimbaud.

Esto es parte de una de mis mitades que no es que ignore o esconda, pero reservo para ciertos momentos, como hoy.

Saludos a todos y buena mitad de semana.

Jo dijo...

... tu mitad oculta tan reservada... creo que evoca a esos aristas que bien pueden contagiar


abrazo

Jota Ele dijo...

Una bella dedicatoria con un poema excelente, Beatriz.

Me ha encantado.

Saludos.

El Drac dijo...

¿Sabes qué? siento lo mismo que tú por ello, no visitos los cementerios; están cargados de recuerdos, de deseos, de miradas transparentes que nos llevan irremediablemente a otros linderos extrasensoriales. Un fuerte abrazo

ROSALÍA. dijo...

No sé si eres consciente de que has escrito algo realmente profundo y hermoso.

Sneyder dijo...

Un profundo poema cargado de sentimiento…

Nunca estamos realmente
solos, si sonreímos.
Se muere de eternidad.

Un fuerte abrazo
Caty

Noelplebeyo dijo...

precioso

consuelo dijo...

Grácias por tu visita!!!Un placer!!
Interesante tu blog compañera!!
Saludos!!

Miguel Bueno dijo...

Orgulloso estará Igor de recibir tan bello poema.
Expresiones
Piedra

Nobody Dotcom dijo...

La eternidad no es humana, es que nuestro deseo de omnipotencia nos hace creer que somos dioses en tierras de hombres...

gran poema!
Rgds
ND

MAJECARMU dijo...

Original manera de mirar la quietud de un cementerio...Sin duda las hadas y los duendes tejen con los recuerdos nuevas sonrisas y presagios de futuro...
Te dejo mi felicitación por tu creatividad y mi abrazo admirado.
M.Jesús

Leovi dijo...

A la belleza de este poema no la insultaría, es exquisita, me encanta este final:
Nunca estamos realmente

solos, si sonreímos.

Se muere de eternidad.

La belleza en su máxima expresión es la única razón de vivir.

Besos.

Jorge Arce dijo...

Me gusta mucho esta mitad.

Se muere de eternidad y se vive de profundidad y de asombro y de palabras como estas.

Un abrazo

EVA MAGALLANES dijo...

Beatriz, esos versos de Rimbaud creo son de lo mejor de la literatura, la eternidad se encarna en ellos, inmortales son. Y están en la poesía, no en el cementerio.
Siento que tus versos anidan en una zona fronteriza, comunican de un modo que parece romper su propia textualidad como si la literalidad de las palabras fuese consumida por una fuerza invisible.
Tus trabajos, en distintos géneros, siempre me parecen de calidad, de constante búsqueda.
Un gran abrazo!

pocofre dijo...

Todos podemos ser ese hombre alguna vez. Muy bonita la entrada.

saludos

jordicine dijo...

Sonreir es una de las cosas más importantes del mundo, junto a la tranquilidad. En la cena blogger conocí a una chica que lleva una terapia de risoterapia. Un beso y hasta pronto.

Milo Pratt dijo...

Hola Beatriz!!! soy un ingrato, hace muho tiempo que no pasaba para visitarte!!!

Y como siempre me encuentro un tremendo poema!!

Me gustào mucho rste nuevo texto, profundo, evocador... juega muy bien con distantas sensaciones de tristeza y esperanza...

Muy bien logrado! felicitaciones!

David dijo...

Beatriz!!
Singular entrada la que has escrito.
Entre sus letras hallamos belleza y profundidad, dedicadas de una forma peculiar y brillante.
Un beso, cuídate.

Javier Herque dijo...

Recuerdo un trozo de “Ma Solitude”, una canción…una vieja canción de Georges Moustaki que decía:

“No, jamás estoy solo…”

Nunca, nunca estamos del todo solos, hay demasiada vida esperando mas allá de nuestras narices como para entender que “hasta las tumbas florecen”

Beso.

elisa...lichazul dijo...

nunca estamos solos , pero sí desolados podemos sentirnos

un poema reflexivo , una mirada esperanzadora que nos sana sin duda
Felicitaciones

MIL ABRAZOS
FELIZ DÏA DE LA MUJER

hoy nos hermanamos en un grito libertario y reivindicativo por nuestros Derechos como Personas y Ser Humano, aún quedan por este mundo lunares de intolerancia y nefasta discriminación que hay que desterrar.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre un placer pasar por tu casa...

Saludos.

Maritza dijo...

ESTE POEMA ES UNA PRECIOSIDAD.
Arte!

Mi admiración...

Entrada destacada

La Mancha era un intento de Consolación

Solté la mano que me sostenía, tuve que perderle el miedo a los adverbios de cantidad, y empecé a dar pasos como un niño que aprend...