martes, 29 de marzo de 2011




ECO DE CIELO


Es convertirse en plegaria
y permanecer para siempre,
Como incienso que te eleva suavemente,
Incienso perfumado de divinidad...
vaporosa palabra para murmurar
diluyéndote en el espacio
como nube blanca,

dejándo entre ver pedazos de azul en el cielo,
cual vapor adelgazado en la madrugada,
donde fluyen los pincelazos secretos
que pintan con descaro
las formas,

como esencia de rojo en el oído
como huellas de sonidos leves,
la sensación de un beso.


Beatriz Osornio Morales, IMAGEN de la red.





Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...