lunes, 23 de mayo de 2011

El Trabajo ¿Una dictadura?



Hay un proverbio chino que dice que “La mejor cura contra el sentimiento de miseria, es el trabajo”


Pensando en eso, he puesto mi vida, mi trabajo anterior, mis relaciones de cualquier tipo, pero sobre todo mis escritos, los he comparado con los escritos de la mano que abre ventanas y puertas con la tranquilidad de una mujer en la casa. Esta mujer sabe escuchar lo bueno y lo malo de cada día, pero al final parece que esos días no le pertenecen a ella, le pertenecen a su marido, al que le han sucedido todos los percances en el trabajo, en el camino del trabajo a la casa. Por el tráfico y los malos conductores que son en Virginia, dos o tres ocasiones ha estado a punto de accidentarse, nunca ha sido su culpa, dice que es por los malos conductores. La mujer no desaprueba, a ella no le ha sucedido, no le pertenece, como tampoco le pertenece la imaginación y las experiencias de sus niños. Ser secretaria la puso en ventajas para saber escuchar, era la mejor parte, aunque nunca logró admitir que lo único que le disgustaba de su trabajo era tener que servirle media taza de té al gerente, realmente si hubiera sido café o el té hasta el borde, no habría sido distinto, era el hecho lo que no sentía bien.


Al lado de la vida de los otros, mi vida parece tan poca cosa, tan insignificante frente a la de una madre que explica a sus hijos, cualquier cosa que sea lo que explica, la vida de una madre es tanto más que abrir y cerrar puertas y ventanas. Abrir cerraduras de alacenas sin vidrios, eso parece hablar de lo que escribo.


Junto a la vida de una bailarina que empuja algo invisible hacia el público, ésta mano, ésta escritura es la única cura contra la miseria. Y si las letras son todo lo que tengo para trabajar, trabajaré sin descanso, pospondré noches, días, aplazaré cualquier compromiso para trabajar, me dedicaré con devoción a la dictadura del trabajo.

La lectura es parte del trabajo de un escritor. La escritura es la vida del escritor y a la vez su trabajo. "La inspiración es el trabajo" era uno de los fundamentos principales en que se basaba el grupo de los escritores llamados Contemporaneos. Así quiero forjar la obra maestra de MI vida.


Beatriz Osornio Morales.

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...