jueves, 1 de marzo de 2012

Sin Tiempo

Relojes de arena y astrolabio


No hay tiempo en este tiempo esquivo
de febrero a marzo,

ni en otros cuencos, otros aromas donde

pasamos las horas complacidos.


Para hablar de nosotros

nunca hubo tiempo, en nuestros

acicalados cuerpos, saltaron

los minutos al vacío,

se les subieron las hormigas

a la cara.


Ni tiempo para decir

 lo que al tiempo encierra.

En esta hoja

de cuerpo displicente,  un tumor

de silencio invernal habita,

tu hueco protesta

de que sólo halla sabia dormida,

y un sol rojo que abrasa

madura tus ausencias.


Texto e imagen de: Beatriz Osornio Morales, Hampton,Va. Febrero 2011.




Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...