viernes, 20 de abril de 2012


 RAICES


En otra habitación la
voz se encuentra a oscuras
 solitaria,  escucha
un golpeteo en copa de vidrio
derramado, aquí
hielo el aire habla presagios>
el viento se dibuja
en serpientes de agua,
esta ciudad se inunda de polvo
y mi voz  habla a obscuras,
solitaria,  
se oye como si fuese otra cosa,
subterránea, nota fría que bebe
el vino de golpe derramado.

 En las cantinas
reza la estupidez despreocupada.
La voz de una madre reza
en una habitación silenciosa.
De los amantes reza el recuerdo,
nuevos deseos e interminables locuras,
sus ecos  rezan en la yema de los dedos.
De las semillas que preñan el suelo
 hablan sus brotes, 
desde allí rezan las voces de la vida.



Beatriz Osornio Morales, Hampton Va. Marzo 2011

Entrada destacada

La Mancha era un intento de Consolación

Solté la mano que me sostenía, tuve que perderle el miedo a los adverbios de cantidad, y empecé a dar pasos como un niño que aprend...