miércoles, 1 de agosto de 2012


El narrador como personaje de una historia



La descripción optimista de la voz que cuenta una historia es nuestra empresa hoy, y esta depende en gran parte de la perspectiva del narrador (autor), de la orientación que éste haya querido dar a la voz que el lector ha de escuchar:

Esa voz podría tener rostro de cazador, bebedor, acólito, , ladrón, ama de casa, o salmodista. Algunos autores se aventuran a dar voz a otro tipo de narradores que van más allá de la convencional voz humana (la cual prefiero personalmente por su credibilidad a la hora de entregar el mensaje), y hacen hablar otros seres (increibles por la insistencia de hacerlos hablar con los códigos de comportamiento humano) a un perro, gato, unicornio, etc. No importa gran cosa si es joven o le ha empezado a blanquear el pelo y la barba, el narrador casi nunca se ve, es sólo un mensajero. Tiene casi siempre los ojos sombríos, hundidos entre los pómulos y los pliegues de la cara, quizá ha reído y se ha obstinado alguna vez en alguna otra empresa que no es la de contar una historia, el lector no lo sabe porque ¿a quién podría impresionar lo suficiente como para desinteresarse de las cosas de la vida que suceden alrededor de ese universo incrustado en las palabras que pronuncia el narrador?

El narrador ha nacido en un tiempo, con un nombre, un corazón que le ha durado los suficientes años de su edad, para contar su propia historia, sin necesidad de inventar. El narrador es un personaje neutral, un vauyour, y aun así, personaje central. El narrador es la voz de la historia, de las cosas y el tiempo encapsulado en las palabras.



Beatriz Osornio Morales , imagen de la red.

Entrada destacada

EL PLANETA DEL SILENCIO

El silencio no es un vaso azul, es una entidad gris cubierta de violetas bajo las nubes; La voz un sueño bastardo. M...