lunes, 15 de octubre de 2012





Mina de carbón donde Zola y sus obreros mueren de negligencia.



-Sálvese quien pueda-
Se acabaron las oraciones inválidas en las mesas de mujeres piadosas y escorias.
 La madrugada está cerca;
 cerca del cansado trabajador, como del perezoso: ya viene el trabajo a la siega de hombres,
viene a quemar las puertas tapiadas de esperanzas, a quebrar a golpes la cara de los niños,
a llevárselos  a  la boca glotona.
 -Sálvese quien pueda-
Yo también conocí, reconozco el peligro de la oxidación; las cadenas del elevador
rechinan en lo alto,
mientras en lo bajo,  nuestros lamentos imploran:
¡Déjenos salir a respirar un aire claro, a escupir el hollín en la cara de la bestia!



Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.


Entrada destacada

Palabras de Ceniza

Supongo que si de tiempo se trata, este el es tiempo donde existo. Aunque podrìa ser la conciencia de ello lo que realmente persiste c...