viernes, 8 de febrero de 2013

La espera de un sueño





Soñé que a Susana un hombre ebrio  la había manoseado en la calle a su regreso de la universidad. Ella se defendió con uñas y dientes, después de forcejeos y rasguños,  escapó como pudo. Corrió durante lo que a ella le pareció una eternidad. 
Estando segura de que el borracho la había perdido de vista, se detuvo mirando una sucia  pared,  y no pudo contener más las lágrimas. 
Pero minutos después el hombre reapareció con sus improperios y arrastrando los pasos.

La siguió hasta la casa, donde Susana entro sin pensarlo dos veces, el borracho se quedó afuera farfullando profanidades,  no podíamos des hacernos de él y su palabrerío insolente. Queríamos hablar entre nosotras, contar detalles, sin embargo,  entre la rapidez con que hablaba Susana y una extraña pesadez en la lengua,  las palabras se sintieron trabadas. Al cabo de un rato, unos vecinos se acercaron a percatarse de los disturbios en la calle. Intentaron convencer al hombre de que se marchara, de lo que resulto algo parecido a una complicidad tacita con el borracho, por el tono calmado en que los vecinos le hablaron para hacer que se alejara un poco de la puerta.

A mí lo que me preocupaba era  el niño pequeño que  estaba saliéndose por la ventana (seguramente atraído por los ruidos de la gente) del segundo piso, ¿De quién es ese niño trigueño? no sabía que la vecina de enfrente tuviese  niños.  

Y me preocupaba que Susana no se sintiera segura de poder irse sin más atracos del individuo. En su casa la esperaban ya hacía mucho rato.

Cuando  el hombre borracho se distrajo en alegatos ya más acalorados  con los vecinos, salimos a la parada del camión. Por poco nos subimos al camión equivocado. Esperamos largo rato, ya estaba oscureciendo y el camión no pasaba, no paso.  Desperté y el camión seguía sin pasar.  Y Susana nunca se fue.


Texto e imagen: Beatriz Osornio Morales 

22 comentarios:

Zavala dijo...

Me ha gustado Beatriz. Es como de un miedo irracional o de una pesadilla. Te deja inquieto sin saber muy bien por qué.

Un beso

Zavala dijo...

Me he comido dos palabras:
Es como EL RELATO de un miedo irracional...
Perdón :)

Ester dijo...

Si nunca se fue, nunca ocurrió y yo me lo he creído. Y ahora no se si estaba mirando junto al niño trigueño o he estado soñando que soñaba...
Saltos y brincos

Rafael dijo...

¿Ficción o realidad?, esa es la pregunta que queda en el aire.
Un abrazo.

Leovi dijo...

Excelente retrato entre lo onírico y lo real.

Juan L. Trujillo dijo...

Alguien dijo que el sueño es un acto poético involuntario y en verdad, hay belleza literaria en el tuyo.
Lo malo es que dudo entre el sueño y la realidad.
De cualquier manera, brillante, como acostumbras.
Un abrazo.

Luis de Burg dijo...

creo que los sueños o pesadillas, son como una especie de ensayo, como si nuestro subconciente nos colocara en una situación difícil tan sólo para mostrarnos que tan preparados estamos para ese tipo de situaciones y hasta que punto podemos hacerle frente a nuestros peores miedos, y aunque quizás nunca suceda, es tan real nuestra imaginación que despertamos con miedo y hasta con ganas de llorar o gritar, pero luego de un rato en que nos damos cuenta que sólo fue un sueño, respiramos profundamente aliviándonos de que no fue real, pero luego imploramos a lo que sea que por favor no suceda, pero y si fuera un aviso?, una premonición? de lo que pasará en el futuro, estaremos preparados si en verdad sucede, si en el sueño no tenemos la valentía de luchar y nos refugiamos entre las piernas de los que nos rodean, en caso fuera real y los vecinos no existieran, que pasaría? al menos yo en mis sueños siempre soy un asesino despiadado, cuando mi subconciente me pone a prueba siempre salgo ganando, y espero que en la vida real nunca suceda algo similar, porque sino, les estaría escribiendo desde alguna prisión, jejejejeje.... besos!!!!

Natalia H. Fontijn dijo...

Estoy muy de acuerdo con Zabala!
inquietante
Saludos!

Fina Tizón dijo...

¿Sucedió realmente?, o es fruto de la imaginación?. Me quedé con la duda, Beatriz

Un abrazo

Fina

BEATRIZ dijo...

El sueño sucedió Fina.

Y algo curioso referente a quién es Susana:
Entre una amiga y yo nos llamamos mutuamente Susana, aunque nuestros nombres verdaderos son otros, ella y yo nos reconocemos así.
No recuerdo buen cómo empezó. Creo que cuando recién nos conocimos en un taller literario, ella dijo que yo no tenía cara de Beatriz, más bien de Susana, y desde allí, soy Susana para ella y ella es Susana para mí. Muchos amigos mutuos se sacan de onda cuando nos oyen.
Es un poco loco.

Y entonces cuando soñé eso era ella la del sueño, aunque como dicen que los sueños refieren más bien nuestro inconsciente debe haber sido esa parte de mí llamada Susana.
Ups, ya no lo enredo más.
Un sueño, con sus incongruencias así de simple.

Saludos y gracias a todos por sus comentarios.

Priego dijo...

Me he quedado intrigadisima Beatriz, tu relato parece sacado de una novela negra ¡¡¡INTRIGANTE!! ¿sueño o realidad?.
Un abrazo.
Conchi

cuantocuento,castelo dijo...

Bueno, como no quiero jugar a ser Freud, no intentaré poner orden en sueños ajenos...me quedo, eso si, con las imagenes, tan bien descritas y tan abstractas como las de cualquier sueño (je, en blanco y negro o en color?)
Muy bien narrado, Beatriz...supongo, que yo no lo soñé :)
saludos.

Lapislazuli dijo...

No ocurrio y sin embargo el relato fue tan intenso que lo creí
Abrazo

Narci M. Ventanas dijo...

Qué sueño tan angustioso, y para colmo la impotencia de esperar algo que nunca llega. Casi claustrofóbico.

Impresionante pesadilla.

Besos

Luis de Burg dijo...

entonces fue más que un simple sueño o pesadilla, fue una cosa llamada telepatía, que muchos no se enteran o simplemente creen que no existe, por la misma conección que tienes con ella la de llamarse mutuamente susana, en el sueño eras tú, pero era ella, y es que no sólo nos enriedas con tus locuras, tu subconciente también está enredado con la pregunta de quién es susana, jajajajaja.... y es por la misma forma enredada de ver las cosas, que en el sueño te mostró lo que le sucedía a susana pero colocándote a ti como el protagonista, eso es más que interesante, es una gran conexión telepática.... adorable

Boris Estebitan dijo...

Hola, genial pasar por tu blog, es bien interesante, un gusto estar aquí, te invito cordialmente a visitar el Blog de Boris Estebitan y leer un poema cómico mío titulado “El baile de Snoopy”

Lunna dijo...

Sueños que se aferran a nosotros y arañan la piel dejando su huella, es dificil despertar de ellos.

Me ha encantado tu relato, gracias por tu visita y tus palabras.


Besos.

Lunna.

Betty Mtz Compeán dijo...

Un relato que atrapa por su supenso.
Un sueño o mas bien una pesadilla, de esas en que es tan bueno despertar, me gusto.
Abrazos.

maria del carmen nazer dijo...

Vengo a devolverte la visita.Tu blog es hermoso. Tu relato me tuvo en suspenso desde que empezó hasta el final.Me preocupaba el niño. Increíble, me olvidé que era un sueño. ¡BUENISIMO ! ¡FELICITACIONES ! besos de luz.

J.Gomis López dijo...

Buen relato. Me gusta cómo se va dibujando poco a poco el final... Tiene algo de ensoñador.

Un placer leerte. Te sigo leyendo.
Besos.

Gizela dijo...

Muy buena narración Beatriz
Tiene el sabor de un sueño, con todo su suspenso tejiendo escenas
Y un buen corte final!

Felicitaciones!
Besossss

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Genial. Meter la realidad en la ficción o la ficción en la realidad. UN abrazo. carlos

Entrada destacada

El Tiempo en un Instante

De entre las horas del dìa rescate un instante... pensar en ti. Abrì la ventana y saliò el sol, estaba tierno; un p...