sábado, 10 de agosto de 2013

Alegría dominical



Me encuentro terriblemente capaz de disfrutar el domingo en la mañana. Como nunca percibo cada uno de sus sonidos. Su lánguida música  se comunica con una melancolía azul en mi pulmón derecho, en mi opinión eso es un buen augurio.

Dulces suenan los acordes de luz en una guitarra que debe ser negra, es la voz de Rod Stwart, el viejo Rod.

Una multitud de palabras se despiertan con cada acorde, y esperan en un lugar inmediato de mi diafragma a que termine de limpiar, ordenar, pulir,  y sujetar las agujetas a los zapatos de Markos, mientras tanto, todo lo que percibo es alma. Alma robada lo que veo, lo que toco, alma el zapato y la esponja que limpia, alma el jugo de la piña rebanada, alma extraña además de la mía la del armario lustrado.

Me hace ilusión descubrir que hay otra realidad mostrándose lívida en las cosas más insignificantes.
Como decir: “No quiero hablar de eso” Rod, ya lo has dicho, viejo lobo romántico a quien le duelen las caricias que canta.

El sol  hace rato que salió y está cerca del centro del cielo. Bandadas de aves regresan con la primavera de alguna parte en el sur, por la ventana veo que se posan en los cables de electricidad. Me pregunto si aquí acaba su travesía, contra unos muros grises de concreto.

He terminado de limpiar y me disponía a copiar las palabras surgidas de la música, las ideas maravillosas que se me ocurrieron mientras escuchaba a Rod Stwart, pero estas impacientes ninfas se marcharon sin aviso, dejando un halo de polvo en mi mente como única huella. ¿A dónde habré de seguirlas?

Ante la imposibilidad de ofrecer un concierto, me temo que vamos a quedarnos con solo  el alma de las cosas que se perciben en su momento. Después de todo es domingo.



Beatriz Osornio Morales.imagen de la red.

15 comentarios:

Miguel Angel dijo...

"El alma de las cosas que se perciben..." bella forma de llamar a la inspiración poética.
Un abrazo.

Zavala dijo...

Bonita forma de esperar a mañana, percibo que será especial para ti, distinto de otros domingos. Que así sea y que lo disfrutes. Aquí queda menos de media hora para que llegue, a ti algunas horas más. Un abrazo.

Ester dijo...

Y vas a tener un domingo precioso, porque le pones empeño y ganas. Mi domingo tiene 48 minutos y ya está siendo estupendo. Abrazos

MAJECARMU dijo...

Si,Beatriz, una buena música nos despierta la intuición y descubrimos el alma de las cosas, que canta a nuestro alrededor haciéndonos la vida más agradable...Es una gozada ser conscientes de eso y sentir esa gratificante paz e inspiración, que se va acomodando en el corazón...
Mi gratitud y mi abrazo inmenso por ocmpartir esta preciosidad,amiga.
Feliz domingo,..te lo mereces.
M.Jesús

Gizela dijo...

Me quedo con el alma de la poetisa,
que le encontró el alma al domingo
Beatriz, imposible, versar mejor un domingo...es una lindura!!
Me encanta Rod Stwart!

Besos de domingo de mar mediterráneo!

maria del carmen nazer dijo...

Hola Beatriz ! Me encantó tu texto. Es verdad . Todo tiene alma. Este comentario, alma. Mi goce al leerte, alma....
ALMA en los besos que te dejo...

¡FELIZ DOMINGO !! :)

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Para mi el domingo siempre fue un día triste, quizás el recuerdo de cuando tenía que ir a misa y buscar antes el velo de mi hermana pequeña.
Tu lo sublimas con la música, todo un encanto.
Besos
Piedra

Leticia dijo...

Una bella partitura inscrita en el cuerpo, el que tiene la palabra y es conmovido con la música. Bonita manera de empezar la mañana del domingo. Un placer visitarte Beatriz.

Leovi dijo...

Si se consigue percibir el alma de las cosas ya es un gran logro! Saludos.

Natalia H. Fontijn dijo...

Creo que lograste ambas cosas, captar el alma del momento y transmitirlo.
Un abrazote

Mara Azul dijo...

Un escrito que me encanta. Reflexivo, profundo, poético...

Un beso

Luis de Burg dijo...

creo que cuando uno tiene la magia en sus manos, esa cálido secreto que le tenemos metido dentro del pecho, pero que no sabemos ni como ha sucedido, simplemente está presente, como un intruso pero amigo, que nos llena de esa curiosa energía que mirar todo de a colores, no existirán manchas que oscurezcan, no existirán nubes que le quiten su verdor, no existirán malas energías que nos hagan ver tropiezos, no existirán malos momentos porque no tendremos tiempo de siquiera pensar en ellos, simplemente, somos felices sin importar las circunstancias y aunque suene loco, tenemos pegada una media sonrisa en el rostro sin entender el motivo, como si fuese un pistolero a pinto de desenfundar su arma, cualquier cosa te hará sonreír y hasta carcajear de la nada.... así me llego a sentir muchas veces, aunque la lluvia cubra todo a mi paso, aunque el sol no ilumine y esté todo opaco, aunque el mundo se hunda y todos se maten, sigo con aquella media sonrisa saboreando el momento en secreto..... encantadora como siempre, un beso gigante!!!!!

Amando García Nuño dijo...

Rod Stewart ayuda un poco, pero es limpiar lo que genera la ilusión dominguera. Al menos, eso he oído, un día de estos probaré.
Abracitos

Nieves dijo...

Hola Beatriz , vengo a conocerte después de tu visita a mi blog, parece que he llegado el día que tus ninfas se tomaron el día libre, bueno, después de todo como dices,es Domingo y ese día como que es para descansar de cuerpo y mente.
Me fascina Rod. con él la inspiración llega tarde o temprano.
Un saludo y aunque suene amenazante no lo es: VOLVERÉ !!! :)

Saludos :)

José A. García dijo...

Nada como despertar con una bella canción en lugar de con el insoportable sonido de un reloj despertador.

Para eso tenemos el resto de la semana.

Saludos

J.

Entrada destacada

Palabras de Ceniza

Supongo que si de tiempo se trata, este el es tiempo donde existo. Aunque podrìa ser la conciencia de ello lo que realmente persiste c...