domingo, 1 de septiembre de 2013

Luz Grande



La luz es más grande que tu,
mas grande que yo,
la fabrica, el rio y las escuelas;
más grande que las tiendas
departa-mentales,
es tan grande
e insidiosa para el insomne,
como insignificante
para el noctámbulo
que duerme de día.
Y hay una luz,  aun
mucho más grande que la luz,
cuando me veo en tus ojos.



Beatriz Osornio Morales, de Caligrafías de Sol


13 comentarios:

FJavier dijo...

Hay una mujer que está en todas las mujeres y hay otra que sólo está en cada una. ¡Ah!, la magia de la mirada que traducen tus palabras. Ahí es donde mejor se te adivina.
Un afectuoso abrazo.

Fina Tizón dijo...

Esa luz sólo puede estar en la mirada de un enamorado/a, y es milagrosa.

Abrazos, Beatriz

Fina

Ester dijo...

Preciosa la luz que es mas importante, mas grande que todas las luces. Un abrazo

Rafael dijo...

Es que la luz de la mirada es el mejor faro que podemos obtener.
Un abrazo.

Leticia dijo...

Verse en los ojos del amor,logra que todo el entorno oscurezca. Bello, un placer Bea.
Besos

Natalia H. Fontijn dijo...

No hay mejor luz que la de los ojos del amado. Me gustan "los amorosos" ( so se si conoces el poema de Sabines " Los AMorosos" a ese tipo de amorosos me refiero. Un abrazote, siempre un placer encontrarme con tus líneas.

Julie Sopetrán dijo...

Bellísimo poema!

Alandroide dijo...

¡Yo también me quiero ver en esos ojos!

Luis García Romero dijo...

De los ojos sale la luz vital, y a los ojos va.

Besos tras tus versos

Menteinvisible dijo...

La luz no puede ir mas rápida que la lúz, sólo cuando dos ojos que se miran van montados uno encima del otro,
un placer pasarme

Priego dijo...

Mirarse en los ojos de la persona amada hace resplandecer todo.
Un abrazo Beatriz.

Conchi

Narci M. Ventanas dijo...

Sin duda no hay luz más bella ni más reconfortante, ni más nítida, ni más acogedora que la de descubrirse en otros ojos.
Precioso.

Besos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Luz magnificada, esa de los ojos donde nos vemos agrandados, así seamos peces en un acuario óptico. UN beso, carlos

Entrada destacada

La Mancha era un intento de Consolación

Solté la mano que me sostenía, tuve que perderle el miedo a los adverbios de cantidad, y empecé a dar pasos como un niño que aprend...