sábado, 3 de agosto de 2013

DESPERTAR DE ADÁN


1.
Caen gotas
en tu frente
su silbo murmura apenas
la humedad.

Adormecen el dolor
de las sienes,
entibiecen
las gotas
              de ti.

2.
Reclinas
             tu cuerpo
bajo ese árbol,
 cierras los ojos…

3.
La luz cae
                   susurra en tu pelo
te dora los labios.

4.
Cubierto de niebla
                             despiertas,
hueles a tiempo
                        a humedades pasadas.
Miras
las aves de cromo
el espejo de un rascacielos,
el andar vacío
de ojos
que no reconoces.



Beatriz Osornio Morales.
del poemario "Las ciudades de Adán y Eva"

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...