miércoles, 4 de septiembre de 2013

CARACTERIZACION DE UN PERSONAJE



“A cada quien le toca enfrentarse a la vida en su momento. Esa es la razón de existir, vivir con la mirada de frente a la vida, tomarla como lo que es, amarla y después, dejarla” (Virginia Woolf)


Una vez definido el personaje, el escritor tiene que concederle independencia y respeto, como a cualquier otro ser vivo, y contar la historia como el protagonista o testigo,  no como inventor de la misma.

 Una vez dándole vida, el personaje tiene derecho a vivirla como lo que es, una vida acorde a sus rasgos de carácter, su apariencia física, pensamiento, sensibilidad, gustos, manías, rituales, etc.

Los lectores se llegan a sentir identificados con otros seres íntegros, autónomos, sensibles, pensantes, y no con aquellos personajes que tienen la mala fortuna de ser tratados como títeres. Una vez dada la caracterización apropiada al personaje, este podrá moverse por la historia con agilidad, y el lector será capaz de creer en la existencia de ese personaje, mismo que será recordado y asociado por sus particularidades a la hora de actuar de tal o cual manera. Como si el encuentro entre personaje y lector dependiese de la realidad cotidiana.


Beatriz Osornio Morales, texto de Arte Poética


Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...