viernes, 1 de noviembre de 2013

DRONE




Un insecto se siente pesado como si llevase puesta una armadura de metal. Pero no es cualquier tipo de insecto, este se sabe insecto,  aunque después de mucho pensar, comprende que debe ser igual que otros insectos y que podría estar atrapado en un objeto metálico.

 Tratando de escapar, revolotea sin descanso. Las delgadas hojas que forman sus alas, se mueven frenéticamente, emitiendo un sonido  parecido al ruido de las moscas gigantes,  pero más agudo.

Al volar alrededor de la lámpara encendida, la fricción que producen sus movimientos emite un ruido desgastante, aun así, la mujer que lee a la luz de la lámpara, ni siquiera nota la diferencia entre esto y un insecto normal,  es ofensivo para el insecto que se siente distinto.  La mujer ignora las moscas  el mayor tiempo posible, sabe que al final, presa de la impaciencia terminará por matarlas apresándolas en la palma de su mano, o aplastándolas contra algo con un trapo.

 El insecto nota que la mujer sigue con la mirada clavada al objeto amarillento entre sus manos.  En un intento por atraer su atención,  vuela sobre lo que parece un plantío vegetal de especies negras, olivares bajo el crepúsculo quizá; la mujer enfadada, tira un manotazo y la molesta mosca es derribada, ¡al fin!

  Al bajar la mano, la mujer observa que una gota de sangre cae en la página. El  dolor inaudito del golpe revela una oscuridad incompresible para ella, y el insecto azul que por fin se muestra inerte  parece un metal derruido, objeto inservible.





Beatriz Osornio Morales , imagen tomada de la red.

Entrada destacada

19 de Septiembre de 2017

El martes 19 de septiembre, yo estaba pasando por un tremor eufòrico, producido por el pànico. Debìa enfrentar nuevamente el servicio c...