sábado, 14 de diciembre de 2013

COMPLICES DEL DESTINO








COMPLICES DEL DESTINO


En los primeros años de mi vida, no imagine que un árbol tuviera como destino este maravilloso armario de dos puertas y seis cajones, terminado en color nuez  con herrería rustica, sus relieves son sencillos pero de una elegante textura.

Ahora, en plena edad me pregunto:
¿Quien hizo posible tu largo destino,  árbol, armario?
Si soy carpintero, el destino del árbol pasa por mis manos a ser moldeado.

Si soy poeta ¿Podré moldear el destino de un poema?
El escultor es otro cómplice del destino, da forma a la materia sea barro, yeso, metal, roca o cristal.

Un escritor se impacienta con quien se porta como bárbaro con las palabras,  haciendo mal uso de ellas. El otro no tiene ni la menor idea de cómo al escritor le irrita su descuido, no sabe que este conoce  las palabras, así como un carpintero conoce y ama la madera, o el escultor la materia que da forma a su arte.

A veces pienso que es más bien que el árbol moldea el destino del carpintero, la materia el del escultor y el lenguaje el destino del  poeta, así como la forma y el color darán forma al destino del artista. De alguna manera siento que se trata de una correspondencia entre materia y ser.

Yo ¿Podré dar forma a un poema que un día sea el artífice de mi destino?



Beatriz Osornio Morales, Imagen de la red.




Entrada destacada

EL PLANETA DEL SILENCIO

El silencio no es un vaso azul, es una entidad gris cubierta de violetas bajo las nubes; La voz un sueño bastardo. M...