viernes, 7 de marzo de 2014

Puedes Irte






Puedes irte si quieres, puedes  irte por la puertita de tu pierna izquierda, o la derecha, o las dos, qué más da. 

Eso sí, antes de irte, enséñale a tus dos pies la intolerancia y la rebelión, no vaya a ser que uno de ellos te traicione, entonces puedes irte, pero irte de veras de izquierda a derecha y de vuelta.

A mi déjame aquí lloriqueando de risa, los dos sabemos que tus pies van a seguirte hasta la tumba. Hace tiempo que abrí la puerta. No tengas pena por lo que se queda de este lado del metro.

Alégrate de poder entrar a la calle y salir a la cantina…¿porqué no irse al carajo?





Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

19 comentarios:

Rafael dijo...

Triste pero real.
Un abrazo.

taty dijo...

Ay, si todos pudiéramos decir adiós y enfrentarnos a las encrucijadas con tanta franqueza y tanto lirismo.

Crudo y hermoso, completo.

Un beso.

Leticia dijo...

De ligeros pies, es aquel que incita a pies firmes dándole sugerencias. No sé si le hará caso, de cualquier manera, todos podemos tener un tropezón e irnos al carajo. jejejeje

Beso querida Beatriz.

Sara O. Durán dijo...

Realidad brutal. Muy bueno, Beatriz.
Te dejo un abrazo!

Ester dijo...

Es bueno, real, y duro. Adiós una palabra contundente.
Un abrazo enorme

Gizela dijo...

Qué bueno!!! Beatriz!
Ni más alto, ni más contundente, se podría decir!!

Besos y lindo finde!

Fina Tizón dijo...

Con reaños y sin intimidación llegaron hoy tus letras a nosotros, Beatriz. A veces es necesario echarle bemoles a la vida, tomar decisiones aunque cuesten.

Un abrazo y feliz fin de semana

Fina

Humberto Dib dijo...

Bueno, no era necesario decírmelo con tanta brusquedad, ya me voy... ;)
Un abrazo.
HD

Sandra Garrido dijo...

indiferencia? aceptación? o un dolor ya tan enquilosado que ya ni duele. Que se vaya al carajo

BEATRIZ dijo...

Sandra Garrido me ha adivinado en parte la intencionalidad de expresar algo que ocurre cuando dejamos un sentimiento añejar, dado el momento se acaba la resistencia contra él y contra quien lo produce.

En fin algo duro en la vida.

Gracias por sus comentarios, saludos y bienvenidos todos.

maria del carmen nazer dijo...

¡CONTUNDENTE ! Así me gusta. >La mujer con agallas.
Te dejo besos de admiración.
¡FELIZ DOMINGO !! :)

Juan Ignacio dijo...

Concluyente y bello.

Un abrazo.

Juan Ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julie Sopetrán dijo...

¿Y adónde pueden llegar unos pies sin cabeza? No sé, pero da para mucho este micro... Muy interesante Beatriz. Un abrazo y feliz semana.

Rendan Laveriz dijo...

Un mensaje directo y franco. Un abrazo compañera.

Luis de Burg dijo...

las cosas tal y como son, me lo repetía mi madre todo el tiempo, que no permanezca mudo, que si tenía que decir algo, simplemente que abriera la boca y lo escupiera, así lo siento, como las palabras de mi madre cuando abrió la puerta y me dio la libertad que tanto pedía y tanto reclamaba, hoy no me arrepiento de haber forzado mi salida, quizás me arrepiento de no haberla pedido antes, de no cruzar la puerta sin que ella me la abriera, de salir corriendo en el momento justo en que me empecé a sentir incómodo, en el momento justo en que desee ser libre y que sabía que podía luchar contra el mundo yo solo.... encantador como siempre, besos!!!!

Lunna dijo...

Se debe abrir la puerta para que pueda irse y dejar que entre el aire nuevo.

Me encanto.

Besos.

Lunna.

José A. García dijo...

Un poco incómodo sería si cada uno de sus pies decidiera irse en una dirección opuesta.

Qué duro es despedirse de alguien que supo ser amado.

Saludos

J.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La mejor manera de mandar un amor que trastorna y hiere, al carajo. UN abrazo. Carlos

Entrada destacada

Palabras de Ceniza

Supongo que si de tiempo se trata, este el es tiempo donde existo. Aunque podrìa ser la conciencia de ello lo que realmente persiste c...