miércoles, 15 de octubre de 2014

Muertas Otoñales







Sera porque a mí me gusta mirar las voces del otoño,  mirar sus movimiento tendencioso y sentir,  pienso que las hojas secas sobre el pasto, no son basura, que hay que arrastrar con la arañita de alambre desde todas las esquinas, para formar una montaña crispada,  meterla  en una bolsa negra y depositarla en el basurero, o en la parte trasera, fuera de la vista y si es posible, fuera de la propiedad…

Son muertas y esas muertas son respetables, su caída cuenta ininterrumpidos arrebatos de belleza,  la delicadeza del cuerpo comprimido al filo de la forma, en comparación ¿Qué peso tienen los prejuicios de arruinar el prado verde que vendrá,  de lo que se les acusa a ellas,  al acumularse secas, donde luego caerá la lluvia y las empapará dejándolas pesadas para lo que el pasto pueda soportar? Sin contar que los perros orinan allí.

Sera porque a mí me gustan las voces del otoño, la respuesta es obvia.

Que sí, que vendrá el invierno y las muertas acumuladas en capas, privarán al pasto del sol. Sus cuerpos comenzarán a descomponerse en manos de los elementos, sin la luz solar, los brotes nuevos del césped no superan la blandura del recién nacido. Finalmente, los pequeños filamentos perecerán bajo una serie de capas de cuerpos descompuestos, pero esos mismos verdugos nutrirán el suelo.

El viento, entre aves y corrientes no para de jugar a tocar instrumentos y olores, de mañana a tarde arremolina sus cascadas de música en las cabelleras. La brisa es una música de baja frecuencia que puede oírse mejor con los ojos cerrados, así como el rumor de las hojas puede oírse mejor con los pies descalzos.


Será porque a mí me gustan los roces del otoño…



Texto e imagen: Beatriz Osornio Morales

25 comentarios:

Ester dijo...

Será porque a mi me gusta el otoño que en tu texto me he sentido muy cómoda. Abrazos

Leticia dijo...

Muy elocuente esta prosa acerca de las hojas. Tapete de una estación que arriba y espera nuestro paso, alfombra entre la geometría desnuda de los árboles.
Muy lindo Bea, me ha dado mucho gusto leerlo.

Lunna dijo...

Me gusta el otoño, su gama de colores, de aromas y sabores que nos envuelven y acunan.
Me encanta tu imagen y tu manera tan especial de acercarme a esta colorida estacion.

Besos.

Lunna.

Rafael dijo...

Quizás el otoño es así, y por eso lo vemos con tanta naturalidad.
Un abrazo.

Norma2 dijo...

Las hojas secas sirven, no hay que deshecharlas, ya que pueden seguir dando vida como parte de un compost que servirá para alimentar nuevos cultivos. Bienvenido el otoño y la agricultura orgánica te lo agradecerá.
Besos

Fina Tizón dijo...

Hermoso canto al otoño, Beatriz. Esas hojas mueren para dar paso a otras vidas, también para nutrir nueva semilla que brotará con nuevas primaveras, por eso son hermosas, porque su cometido lo es.
Yo soy de verano, pero al tiempo, como me siento una gran nostálgica, el otoño me viste del placer de los recuerdos y eso me parece mágico

Felicidades por tu bello texto

Besos

Fina

Sombra Gris dijo...

Yo también amo el Otoño...y las hojas que caen me recuerdan que la vida se regenera...que hay que dejar atrás los apegos y limpiar los armarios de nuestra consciencia...para dejar sitio para más amor...para los sueños...Me encantó tu texto...pero eso no es nuevo...porque tus palabras son como el viento que mueve las hojas...mueven "cosas" en el interior de los que te leemos...Besos, Beatriz

maria del carmen nazer dijo...

Una joyita. Yo amo el otoño. Es mi estación favorita. ¡Me encantó este texto ! Maravillosamente elocuente.
Muchos besos.

Telma dijo...

Qué bonita manera de describirlo. Me ha encantado.

taty dijo...

A mí el otoño es la estación que todavía me falta ver, así con sus bellas y respetables muertas.

Suspiro :)

Besos!

Marga dijo...

Será que a mi también me sucede y por eso reivindico la vida de las hojas muertas, su descomposición.

Saludos!

jfbmurcia dijo...

Soy hijo del otoño, mi piel es un manto de nostalgia de hoja caduca y siento alergia de la perennidad.

Ismael Pérez de Pedro dijo...

A mi también me encanta el roce del otoño. Qué bellas imágenes, me gustó. y me encantó el domingo de nostalgias. Felicidades, un placer leerte. Salud

Elsa dijo...

Quizás esta sea la paleta más diversa, por eso me ha gustado el enfoque, porque al personificar te descubres

Un abrazo, Bea

Natalia H. Fontijn dijo...

Hola Bea
QUe curioso, tuve esta conversacion con mi esposo ayer, cuando le dije que barriera el patio. Me conto todo esa magia del pasto y los nutrientes. Adoro el otonno ( no tengo e~ne) Me siento como en el interior de un cuadro. Es una estacion llena de inspiracion, como la tuya.
Un abrazo

Vagamundo dijo...

Esta vez, con todo el cariño, discrepo: dan vida, color, calor, se acumulan en los pies como olas de resaca, se atraviesan se preparan, nos preparan para la renovación... Algo que da tanta vida, me niego a pensar que sea muerto.
(Adoro el otoño)

Conchi dijo...

Un placer leer como describes esta estación que, a mi tanto me gusta.
Un abrazo y feliz semana.

Julie Sopetrán dijo...

Ya desde el título, me ha encantado tu prosa Beatriz. Todo un paisaje otoñal y muy vivo. Mi cariño.

Cielo dijo...

precioso
a mí me fascina el otoño

besos mil Bea.

Amando García Nuño dijo...

O será porque no ha pasado el jardinero municipal a recogerlas. En cualquier caso, gloria al otoño, tiempo de hojas secas y setas nacientes.
Abrazos, siempre

Narci M. Ventanas dijo...

Me encanta el otoño, y sus colores, aunque sean en su mayoría indicio de caducidad y muerte, me parecen más vivos que los de la mismísima primavera, algo así como un canto del cisne, la nautraleza nos ofrece una bella acuarela de esa naturaleza que agoniza.

Besos

Jo dijo...

muchas cosas gratas para mi evocan el otoño... y a veces me parece tan cortito.

atardeceres
chocolate caliente
mantita
cielos color fin del mundo o color Dalí.

LLuvia en los cristales con toque puntillista
y hojas secas con colores increibles que flotan como plumas

Belén Rodríguez dijo...

La verdad es que nunca había mirado ppor ese prisma.
Cada estación tiene sus pinceladas de color y a ninguna se le niega la existencia salvo al otoño.
Desde hoy veré las hojas secas como abono de vida nueva.
Besitos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Es un sentimiento que despierta el otoño, por eso el lirismo vegetal de tu texto, agradecido con as hojas muertas. Por aquí no hay estaciones. So he tendido oprotunidad en Argentina de apfreciar un otoño, que es pálido, supongo frente al europeo. UN abrazo.

Enca Gálvez dijo...

Amiga, al igual que tu amo el otoño; esta estación siempre nos invita al recogimiento, al disfrutar de las pequeñas cosas... Tu con bellas palabras nos acercaste a la estación de los colores de fuego...
Un abrazo

Entrada destacada

Soy lo que Soy

Mi nombre es Beatriz, mamà  escogiò ese nombre primero y despuès yo. Para el mundo soy mexicana, para el mexicano mestiza, muy blanca ...