jueves, 3 de abril de 2014

MANDALA





Gritos…
un trepidar en la piel.
Te come los ojos la distancia
te come con cuchara
porque son azules bóvedas
de cielo
y ríen de frio.

Una rayita avanza
de la pluma de tu mano
al pecho,
promete dibujarme
los senos.
El bosquejo
me sube hasta la boca.
 Los labios emanan
en alguna grieta
de tu oasis,
el mandala esencial de la humedad.




Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

Entrada destacada

Cangrejos y Sombras

Recuerdo el día que me amigue con una sombra. Era la tarde antes de mi cumpleaños en Carolina del Norte.  Comimos en Fish Heads, ...