lunes, 18 de agosto de 2014

CANDIL


Y ese claro oscuro
puerta,          oído,        secreto
que todos cruzan,
Remolino
lunar
                flota
precipita
acaba en estruendo.
Yo
que estoy de este lado
quizá,                  me dijeron del otro
         estoy
como después de pasar por un filtro
de ese oído.
Antes de afinar            la voz
que lo pronuncia             a uno
le nacen piernas
              y la extremidad del corazón,
allí
brotan                   a  cada brote
las hebras
               del sueño  de la muerte.
¿Qué es ese resplandor?      otro candil
para cruzar

el  oscuro gigante.     


Beatriz Osornio Morales 

Entrada destacada

El Tiempo en un Instante

De entre las horas del dìa rescate un instante... pensar en ti. Abrì la ventana y saliò el sol, estaba tierno; un p...