lunes, 1 de septiembre de 2014

De un Domingo de Nostalgias





Al imaginar el viaje de la espuma 
que rompe en la orilla del mar, 
se pueden sentir 
en los pies descalzos, las distancias
y al mismo tiempo su cercanía.

Su caricia 
recuerdo de algo cercano, 
en plenitud,
la distancia 
es absorbida por la porosidad
de la arena.

En la vida
las distancias se sortean echando espuma,
pero una caricia de mar permanece por siempre
en la memoria de los pies.





B.O.M. imagen de la red.

Entrada destacada

EL PLANETA DEL SILENCIO

El silencio no es un vaso azul, es una entidad gris cubierta de violetas bajo las nubes; La voz un sueño bastardo. M...