viernes, 6 de marzo de 2015

Respirar Sombras




Este absurdo caminar
se viste de sombra
abraza las hojas del otoño
su belleza en el corazón clama
de todas las formas la sombra
es mejor compañera que el olvido
Anda  sola los confines del recuerdo
recorre ese laberinto sin memoria
donde un hombre y una mujer
que podrían ser tu y yo
hablan del mundo hablan de México
donde hay desaparecidos en cada esquina
cuentan que alguna vez nos conocimos
entre flores que eran soldados y soldados
que ya estaban muertos
no creen que los soldados mueren
mueren los pobres me dicen
los niños los estudiantes las mujeres
o desaparecen simultáneamente
y cuando aparecen  están muertas
las orquídeas
no sé porque de pronto
siento que hablo con muertos
ellos creen que respiran sombras
Por primera vez tu y yo
los que somos de veras
 nos convencemos
de que el pensamiento es mutuo
respiramos sombras en la luz.


Beatriz Osornio Morales.




16 comentarios:

taty dijo...

El hilo común de la vida nos teje, nos da la forma, deja los vacíos donde deben quedar, proyecta sombras intrincadas que hay que tener los ojos bien abiertos para ver.

Percibo un velado por qué, un sentimiento de impotencia.

Besos, linda.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Palpo a Rulfo en Pedro Páramo en estos versos; palpo la vida y la muerte; palpo una nostalgia de lo que fuimos, o esa necesidad de volver a ser. MI abrazo. Carlos

jfbmurcia dijo...

México en estado puro, donde vida y muerte pasean juntas de la mano.

Ester dijo...

Que tristeza caminar entre sombras, dolor y ausencia ignota, la vida entre la muerte. ¡Volverá a ser solo vida y solo flores! Tiene que volver a serlo. Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Es la impotencia que causa la ya prolongada situación de inseguridad y pobreza en México, lo que me atormenta muchas veces, y he aquí un mal fruto.

Gracias por pasar y tomarse el tiempo de comentar.

Julie Sopetrán dijo...

Ya el título es un poema... en consonancia con el último verso. Me ha gustado mucho este poema Beatriz. Y lo comparto. Besos.

Rafael dijo...

Todos, en algún momento, sentimos algo parecido y hasta pensamos que "hablamos con los muertos".
Un abrazo en la noche.

Elsa dijo...

Podria " teorizar sobre el mito", para eludir el tema del dolor sobre la realidad social de México.
Las sombras que apagan orquídeas no crean otras sino que desaparecen, entonces las respiramos como el único acto de vida posible...
Un fuerte abrazo, Beatriz.

Natalia H. Fontijn dijo...

Percibo ese gran dolor por tu pais, igual que yo siento respirar las sombras en el mio.
Terrible y bello a la vez tu poema, como nuestras tierras latinoamericanas.
Un abrazote

Fina Tizón dijo...

Siempre son necesarios los poemas "denuncia", Beatriz. A veces siento una sensación tan desagradable que me retuerce las fibras, porque es el mundo en general, en tu país pero también en tantos otros la violencia es u veneno que se extiende.

Un abrazo

Fina

Gizela dijo...

Un gran poema Beatriz!!
Versos duros de realidad, pero muy bellos de poesía escrita, mas que con palabras, con alma y corazón

Besossss y Buen día Internacional de la mujer.
Día, para honrar las que ya no están pero dieron su vida,para abrir caminos


José A. García dijo...

Hablamos con los muertos porque ellos ya no nos pueden hacer daño al contrario de los que siguen vivos, que sí pueden hacerlo.

Suerte

J.

Borja F. Caamaño dijo...

Una lástima que deba ser así, que el hermoso México deba sufrir así...

Abrazotes.

Amando García Nuño dijo...

En cierta forma, todos los lugares nos traen un diálogo de muertos, una amenaza de sombras. Simplemente, allí es más explícita.
Abrazos, siempre

Conchi dijo...

Mi esperanza, que en México cambie la situación pronto y poder hablar sin que la muerte y las sombras medien.
Un abrazo Beatriz.

Enca Gálvez dijo...

Beatriz has sabido expresar maravillosamente en este poema, todo el dolor,rabia e impotencia que siente el pueblo cuando leemos y vemos las atrocidades que esta sociedad está viviendo.Un fuerte abrazo

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...