viernes, 15 de mayo de 2015

NUDO





 Vuelve a quedar
como un feto en la garganta
obstruyendo la pulpa
                 de signos indescifrables

El pasado
como fermento orgásmico
inunda la cama
            y allí
gemidos de ayer
                       se mueven hasta el coito

Germen de preguntas
procrea el nudo
                               en la laringe
y tus labios
                     desesperan la ultratumba

A cada respiro ahondado
y cada centímetro     despacio
nacimos con el tiempo en la garganta
y sigue
el nudo impidiendo la palabra
y en vano esperar
que el embrión desaparezca
para decir
que el tiempo muere
                                        con el hombre

y penetra el tiempo de otra lengua.



Texto: Beatriz Osornio Morales Imagen tomada de la red.

17 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La palabra lo significa, semantiza todo. LO que queda por fuera de su categorización no existe, así sea entidad.Tu poema cerebral, asume la palabra que es vida y tiempo. Tienes razón: cada uno lleva el tiempo. Este muere cuando expira el hombre. Y cada vida es tiempo. UN abrazo. Carlos

jfbmurcia dijo...

Las palabras no siempre nacen en tiempo y forma. A veces se adelantan, otras se atrasan, y otras se disuelven en nuestra boca como un caramelo de menta. Un abrazo.

Ester dijo...

Son suspiros que se ahogan en la garganta o son gritos que se estrellan en el tiempo, son palabras amontonadas de un parto cerebral. Abrazos

taty dijo...

El hálito como elemento que define al tiempo no sólo en su trayecto lineal, sino que se detiene en el momento exacto, ese que define a la vida y la separa de la muerte (y viceversa). La riqueza y la inteligencia de tus imágenes nos deja aquí planteándonos, cuestionándonos, otra vez.

Besísimos!

taty dijo...

*trayectoria :)

maria del carmen nazer dijo...

Hola Beatriz ! Preciosísimo poema, original.
¡Cuántas veces ese nudo habita en nosotros ! lo describes con una gran maestría.
Te dejo mi admiración y un gran abrazo.
¡Feliz fin de semana !

Ceciely dijo...

La Génesis abre las puertas al tiempo que no existe.
La genética nos envuelve y enclava a través de un nudo que no piensa....filosóficamente hablando.
Un placer leerte.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Quizás es un nudo inevitable.
Un abrazo.

Conchi dijo...

Hola Beatriz, un placer pasar y leer tan bello poema.
Un abrazo.

BEATRIZ dijo...

Hay nudos que unen, por tanto no tiene que tratarse de una fatalidad.

Gracias por su presencia, les dejo mi cariño.

Boris Estebitan dijo...

Nacimos con el tiempo de nuestra contra, apretandonos, todos tenemos el mismo fin, gran poema, saludos desde El Blog de Boris Estebitan.

Amando García Nuño dijo...

Visto lo visto, he decidido cortar. A la altura de los hombros, más o menos.
Abrazos, siempre

Fina Tizón dijo...

A veces los nudos se cronifican, pero siempre esperan su ocaso para alumbrar otros nuevos.
Abrazo cordial, Beatríz
Fina

Julie Sopetrán dijo...

Lo comparto, es un hondo poema.

Elsa dijo...

Es un texto con una vuelta que me interesa ya que los signos indescifrables cuando fermentan vuelven a su génesis, a la palabra nativa.
Abrazo, Beatriz.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Un gran poema que nace con la misma vida, germen del tiempo y del mismo ser.

Besos y expresiones

Piedra

Enca Gálvez dijo...

Amiga, bien sabes que hay palabras que mueren en nuestro interior, antes de ser pronunciada...
Tu, magistralmente en este bello poema,supiste como los grandes poetas ponerle voz y sentimientos. Un fortísimo abrazo

Entrada destacada

La Mancha era un intento de Consolación

Solté la mano que me sostenía, tuve que perderle el miedo a los adverbios de cantidad, y empecé a dar pasos como un niño que aprend...