sábado, 5 de septiembre de 2015

MI TIERRA


Sé que cuando te marches
quedare flotando en un oscuro
espejo de dolor,
soledad sin nombre,
donde solo habrá café añejo.

Quedaré sin suelo,
sin Roma y sus caminos
que aun llevan a ti,
sin París
sin ti,
sin tierra.

Entonces
flotaré,
flotaré sin cesar,
y el incendió que empezó
en tus ojos,
seguirá ardiendo
tras de mis ojos,
madre tierra.



Beatriz Osornio Morales,




Entrada destacada

EL PLANETA DEL SILENCIO

El silencio no es un vaso azul, es una entidad gris cubierta de violetas bajo las nubes; La voz un sueño bastardo. M...