domingo, 1 de noviembre de 2015

Sobre trama y apariencias del tiempo



          Pasaré el resto de la hora en un cuarto de exámenes, con suerte alguno viene a examinar. Si no, tendré que ingeniarmelas para encontrarle la punta a esta bola de hilos enredados que suele ser el cerebro no teniendo nada particular en mente, en este caso el asunto de desenhebrar resulta novedoso. He intentado observar el teje maneje de las ideas, y la mayoría de las veces he encontrado que el mejor resultado son frases respecto a la acción misma de pensar. Ya tengo un data gordo sobre el acto de escribir, escribir sobre escribir resulta ser lo más inventivo que vengo haciendo en estos actos de observación.

          Luego me pregunto si en lugar de observar el enredijo de los pensamientos, que al final de cuentas son escurrridizos y tratan de esconderse de las palabras, a menos que la palabra sea tan veloz como el acto de pensar, pero si en lugar de observar el interior observara lo exterior, ¿qué ocurriría entonces? Observar las paredes, los escritorios, los fragmentos de paisajes en la ventana se convertirían en un todo quizá. Las paredes con seguridad hablarían, los escritorios, el piso, las lámparas. Nada ocurre en apariencia, no hay trama que contar ni inspiración que desvelar, a menos que los objetos sean escuchados y revelen algún misterio emocionante, pero estan tan quietos en este momento, las paredes tan simétricas y sin embargo, el sonido las traspasa. 

           Por fin algo de trama. En el salón de Ms O´Neill, la maestra de inglés, estan viendo un video en volúmen bastante alto, quiza una obra épica de literatura, se oyen disparos de una batalla encarnizada, eso me recuerda el sueño donde yo intentaba escabullirme con alguien en medio de un conflicto armado, y una bala perdida me atravesó el cráneo, no sentí el disparó de inmediato, pero caí al piso y empezo a escurrir sangre por el pelo, me toqué la sien y el lago de las formas y los pensamientos empezó a desvanecerse en sus propias orillas, todo se fue nublando en un como borrón de niebla caliente, después ya no vi nada, desperté o morí. No sé. La música incrementa el drama del momento, pocas voces se distinguen entre los efectos de sonido, muy buenos por cierto, eso indica que estoy oyendo el climax, o quizá el final de la película está cerca.

          Al parecer me equivoqué, las paredes hablan, pero lo que es la trama tiene que ver con la influencia humana. Los efectos de la humanidad son la trama de cualquier Historia en esta existencia. Las marcas en el piso tienen su historia, pero los pisos son mudos, estáticos, o medio estáticos pues las marcas que les van ocurriendo, indican que no son del todo estáticos, estan cambiando por el paso de otra cosa, quizá el tiempo o el ser humano. Sin embargo, esas manchas necesitan testigos para contar la trama de su historia ¿Cómo llegaron a ese punto? Cosa imposible. Yo no sé lo que causó esa mancha rectangular en el piso, es gris oscuro con chorriaduras como de óxido, puedo imaginar con ayuda de la lógica y decir que un tapete estuvó allí por largo tiempo y se mojó, o acudir a la ciencia forence pero nunca podré estar segura del origen de esa peculiar mancha. En cuanto a las mesas, lo que podrían decir las mesas de no ser duras e inanimadas para el ojo humano, nosotros en cambio, no podremos probar que son ciegas, si acaso escuchar como si fuese uno mismo el que habla.

          Son las 11:43, casi hora de salir a comer. Vaya que el tiempo se acortó y se dejó palpar al derecho y y al revés en estas torpes palabras, es todo lo que ha quedado, este es mi dibujo del tiempo. ¿Cómo se ven 45 minutos? Desde aquí, no se ve nada mal, fui feliz y esquivé la eternidad.




B.O.M. imagen de la red.

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...