lunes, 2 de mayo de 2016

Aprendiendo a Leer

   

       Algo que siempre he querido hacer desde niño, es aprender a leer, pero tengo problemas de aprendizaje. Escribo y ese redireccionar palabras, alargarlas acortarlas, ajustarlas al espacio disponible de la razón, ciega. Por eso no aprendo, aprehendo todo tan fuertemente que las membranas del cerebro se vuelven hilos eléctricos. Cuando los nervios se relajan, la memoria entra en un estado de letargo, y duermo. Al despertar la dirección de las cosas ha cambiado.

     Hace tiempo leí parte de Los Viajes de Gulliver, algunos, no todos. Desde entonces no he leíd algo más absurdo, ni siquiera de Gogol, el principe del absurdo. Criaturas extrañas mitad hombre, mitad bestias seres llamados "yahoos"hombres caballo, con actitudes morales como en las mitologías clásicas, minotauros medusas faunos. Los escritores jóvenes se empeñan en fingir escrituras de la talla, pero yo he dejado de ser niño Doc. Quizá la infancia no tenga que ver solo con los recién nacidos. En ese caso hay esperanza. No soy cínico, usted pregunta ¿porqué? ¡Vámos Doc! ¿Quién creería que esas criaturas son protagonistas de historias casi humanas, azañas humanas? si al menos les inventaran una personalidad propia, con vicios propios, racciones, trechos distintos, ya que se han tomado la molestia de inventar nuevas especies... como son las cosas entre si.

      ¿El romance? el tema parece otra mitología inventada. Si lo ponen de esa manera. Es lo mejor que puedo responderle. Pero ¿Cuál es la forma? la forma del amor....supongo. ¿Cuál es la forma del amor? el amor poco tiene que ver con la forma, por tanto, poco tiene que ver con el romance. La sustancia informe del amor amasa con un martillo de fuego, nos da de beber en sus manos de buen samaritano,, nos hace flotar en el paraíso de otro cuerpo,, y aun así es un "perro infernal" "un sapo en el corazón que croa" lo dijeron buenos amigos.

     Dije que yo solo quería saber leer, nada en el mundo me gustaría más que saber descifrar escritos y no destrozar buenos textos de jovenes creadores con talento. En el periódico publican cualquier cosa y uno se ha ganado un lugar en la opinión, como crítico está obligado siempre a decir algo, eso no quiere decir que deberían creer lo que digo. Cada quien a lo suyo. El creador crea el crítico no, él solo apunta hacia algo que ve, o cree ver para que los demás volteen a mirar ¿Lo ve usted? Estoy aqui porque enfrento una demanda por hablar sin escrúpulos, se me hace responsable del suicidio de un escritor joven. Escribí que el costumbrismo se acerca a la basura, va inundando la casa hasta que no queda espacio libre, y hay que descharla, después nadie se acuerda de ella, como la basura. El agraviado se tomo una sobredósis médica ¿Por mi culpa? Si estoy aquí es porque nuestras leyes siempre tratan de justificar el error con alternativas, creen que puedo estar loco, me han traído a este hospital para ser analizado, pero yo no hago otra cosa que caligrafiar sin descanso, para aprender a leer hay que saber caligrafías las letras. ¿Usted sabe de cosas que sería mejor no decir? si lo supuera no estaría aquí, interrogandome.

      Ya no escribiré más, la mano está cansada, quiere irse a dormir en algun hueco tibio, pero si me cubro la boca no podré decir nada, y la mano está cansada, la mano ya no sabe lo que dice.


Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red.

6 comentarios:

Ester dijo...

leer no es sencillo, discernir palabras amontonadas, escoger lo que dicen entre lineas, descifrar párrafos absurdos hasta sorprendernos con textos originales. Escribir es igualmente difícil, todo lo bueno está dicho, todo lo malo repetido, nos quedan cuatro cosas nuevas por decir, pero dudamos si merece la pena nuestro esfuerzo de escribirlo para quien no sabe leer. Un abrazo

jfbmurcia dijo...

Leer y escribir. Leer y escribir. Esa es nuestra bendita condena. Saludos.

Buscador dijo...

Señor Doctor: Me estoy dejando una fortuna para comprender a la gente y a mi mismo.
Si me tomo estas pastillas ¿ comprenderé al mundo? o, seguiré siendo un ignorante... En todo caso reclamo una pensión vitalicia al no comprender.

Conchi dijo...

Creo que no se leer, o mejor dicho, se leer pero a veces me cuesta entender lo que la mano "inteligente" de un escritor escribe. Tu entrada es para reflexionar.

Un abrazo Beatriz.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Una delicia leer entre líneas, bucear en el texto y descubrir otras razones distintas a las vistas de primera vez. Otra cosa, escribir y que te comprendan, el sueño de cada día.
Expresiones
Piedra

Julie Sopetrán dijo...

Si sabes leer, sabes escribir, aunque a veces, no entendemos nada de lo que leemos. Tu artículo se entiende muy bien, por eso ha sido un placer leerlo, porque hace pensar y sobre todo porque llega a los demás que eso, creo, es lo importante. Gracias por la reflexión. Creo que muy buena.

Entrada destacada

El Otro Einstein

Como a mediados de Julio leì una nueva novela (para mì era nueva) “The Other Einstein” de la autora americana que firma como Marie Be...