sábado, 28 de mayo de 2016

GRACIAS

            

          Rumiando por el blog recorrí algunas entradas pasadas, muy pasadas, de por allá en el año 2010 y más atrás. Y ay!  además de refrescar mi memoria con textos que no recordaba, que a su vez me transportaron a momentos específicos de su génesis, me deleite  releyendo comentarios de lectores de entonces. La mayoría son distintos a los de ahora. Me entró de pronto la necesidad de agradecer su gentileza. Por si no lo hice entonces, lo hago hoy, seguro no llegarán a ellos estas palabras, pero tengo la esperanza de que los lectores del presente sientan la importancia que tiene para mi su presencia por esta su casa.

         Me di cuenta que he aprendido de los comentarios a lo largo del tiempo que llevan abiertos los blogs, que ya es un buen tiempo de nuestra vida. Es dulce y revitalizante escuchar esos comentarios que ustedes, queridos lectores generosamente donan aquí, además del tiempo en leer,  comentar tan enriquecedoramente a los locos que como yo, nos reafirmamos escribiendo, no tiene precio.

         Creo que merece la pena hacer un alto en la correteada vida que llevo recientemente, y agradecer. No puedo responder a cada uno de los comentarios que hay en el blog, ni siquiera los más recientes, pero los tengo en profundo aprecio. Sepan que atesoro cada uno de sus comentarios, para mi son como un gesto de su cara que trasciende la pantalla, crean me que sonrío, ojalá pudiesen ver eso.
                                                                                                                     Sin más alarde GRACIAS POR LOS DULCES GESTOS de ustedes que me dejan ver aqui, los quiero.


Beatriz, imagen de la red 

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...