viernes, 24 de junio de 2016

ESTIVAL








Abre su flor de lili
mostrando intricados santuarios de luz,
el perfume impregna la habitación
del ensueño sempiterno.

Con el corazón en la boca,
enervado por la fragancia
 despierta, cuerpo
partido por un rayo del amanecer,
alienta el fantasma
de la hermosa flor;
en la mesa, el computador inverna.

Al abrir nuevamente
las persianas que separan el mundo de los ojos,
tiende los brazos
contra la luz ciega,
que obstinada pule las formas,
e intenta explicarse de donde proviene
aquel perfume,
aquella sensación
en el cuerpo
de haber escalado montes de niebla,
tan extraña,
tan suya.


Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.


Entrada destacada

19 de Septiembre de 2017

El martes 19 de septiembre, yo estaba pasando por un tremor eufòrico, producido por el pànico. Debìa enfrentar nuevamente el servicio c...