MULTITUD






Alguien ha muerto,
dejò de respirar el mismo aire
en nosotros.

Sus mejores amigos le abandonaron:
el fuego se fue,
el aire cerrò la puerta,
el agua se congelò
en sus venas, todos se fueron,
acaso la tierra lo espera aun
en las cèlulas moradas
de un dìa.


¿Què le pasò a su vida?
pregunta la multitud que soy,
como si una vida fuera cuerda
al arpa del corazòn.

Su vida era cuerda, claridad y sombra
aire,  luz que se filtra y nutre
el territorio de los cuerpos.

Ya nada le conecta a existir;
acaso su nota en la memoria
de los que le aman, tensa aun
gime larga, larga...
y una dèbil ilusiòn encendida
en mi mente, diminuta luminaria
promesa,
despuès de ver su foto
en el periòdico...
leìmos su obituario.  



Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.
13 comentarios

Entradas más populares de este blog

LA PALABRA HERACLITIANA

El Tiempo en un Instante

Palabras de Ceniza