martes, 22 de febrero de 2011

Hablando de Máscaras


En la red abundan las noticias mutantes. Cada vez que damos clic en la página de entrada aparecen frente a nosotros distintos iconos noticiosos, que si en México siguen los carteles en control del orden, que si Anthony Hopkins el actor y el hombre. Lo que no debes perderte. El caso Cassez. ¿Quién luce mejor un mismo modelito en la alfombra roja? Las rivales de la farándula, etc. Cuando regresas, las noticias han cambiado, la lista es otra vez larga y distinta. Pero nunca encuentro en mi página principal noticias de ti. Tengo que recurrir a un enlace para entrar a tu blog y saber de ti lo que no cuentas al mundo.

Hablando de blogs, he leído en ocasiones cosas sobre la falta de honestidad en la red. Se dice que las palabras se utilizan como máscaras para ocultar lo que realmente somos, ¿Lo que somos? ¿Cómo podríamos ocultar con palabras lo que somos frente a la pantalla? ¿Es que somos algo distinto a lo que decimos que somos? ¿Cómo cuando asistimos a un carnaval de máscaras y lucimos una imagen escogida (casi nunca al azar) para formar parte de una representación? ¿Somos entonces algo distinto a lo que proyectamos?

A raíz de eso, quiero hacer hincapié en la idea de que lo que somos (más allá de una apariencia física) solamente podemos proyectarlo precisamente por medio de máscaras, o formas de expresión. Algunos eligen expresar su interior por medio de un modo de vestirse, escuchar cierto tipo de música, hablar de dicha manera, cantando, haciendo música, manualidades, etc.

Recientemente, expresarse escribiendo se ha ido facilitando en los medios de la red, de tal manera que éste modo creativo parece andar de moda. Así como en mucho tiempo se creía que las modas eran exclusivas a una manía de superficialidad femenina. Maquillarse, usar joyería, estilizarse el cabello, depilarse, arreglarse las uñas, eran actos pensados para las mujeres, pero en realidad, todos sentimos la necesidad de expresar como nos sentimos por dentro. Con el paso del tiempo, el buen vestir, buen pintar, bien hablar, y bien escribir también se ha vuelto un modo de sofisticar nuestra apariencia, sin importar el género.

Hay veces que una máscara, con su aparente misterio, nos expresa mejor que toda presencia física.

A lo que voy es que, no importa el medio de expresión que elijamos, por las razones que sea, siempre expresará mucho más de lo que nos damos cuenta, y a pesar de que nos neguemos a decir nuestros nombres verdaderos, el heterónomo que nos representa, explicará toda emisión de palabra expresiva, o en su defecto, toda omisión de honestidad.

¿Quién se expresa mejor sino el hombre que recibe en su casa a su ex amada, y frente a su mujer, descuelga de la pared un objeto extraño, detrás del cual baila, sonríe, y quizá respira agitadamente, con el corazón rebozando de sí mismo para la amada? Su mujer se escandaliza de principio, siente vergüenza ajena, no sabía que se encontrara entre gente de confianza, no dice nada, pero el hombre y su ex amada saben bien el verdadero significado del ritual, por el cual se establece la intimidad que ambos desean en algún lugar recóndito de su ser.

La honestidad de la máscara está clara, la de la mujer que calla pasa desapercibida. Así que como forma expresiva, la palabra es la mejor máscara. Los lazos se establecen con los que entienden el mensaje. El emisor presumiblemente sabe a quién está dirigiendo su mensaje. ¿Y Tú, a quien finalmente encuentro, qué opinas de las distintas formas expresivas?



Beatriz Osornio Morales.

25 comentarios:

BEATRIZ dijo...

En mi país son muchas las danzas tradicionales en las que se baila detrás de una máscara, quizá de allí venga mi fascinación por dichos objetos.

Son realmente evocativas, las máscaras.

Espero que tengan todos una semana maravillosa. Yo hago lo propio.

Jo dijo...

y pensar que hace tiempo supe que este maravilloso baile lo querian prohibir!!!!
... no se muy bien las razones.

a veces un hombre con mascara dice mas verdades paradojicamente. Sinceramente uno se dibuja en un perfil y trasmite cierta idea... tal vez puedan imaginarnos de una u otra manera pero... uno nunca escapa a lo que realmente es


te mando un abrazo sincero
:) sin mascaras

Jota Ele dijo...

Supongo que todos pretendemos dar una imagen óptima de lo que somos, tratando de mejorar nuestra pariencia exterior e interior.

Pero, ya sea mediante la presencia o la forma de escribir, más tarde o más temprano, cualquier mediano observado puede obtener una imagen nítida de nosotros.

Interesante entrada, Beatriz.

Feliz semana.

Saludos.

tecla dijo...

Creo al igual que tu, que cuando verdadermaente somos es cuando nos expresamos a través de las distintas formas de hacerlo. Y donde damos lo mejor de nosotros mismos.
Es cuando no lo hacemos cuando puede salir cualquier cosa. Cuando a pesar de nosotros perdemos el control.

Gracias Beatriz.

Hank Moody dijo...

No solo existen las máscaras físicas, también existen las máscaras etéreas...

MAJECARMU dijo...

Beatriz,cada cual es libre de mostrarse como quiera.Como dices,la máscara nos dará la pauta de la buena representación e identificación del personaje,que lo salva por su generosa entrega.O bien,veremos con claridad lo que trata de esconder y se escapa en su mala interpretación...!
Me encantan los personajes bien interpretados,sena cuales sean,lo que no me gusta es el artificio,la apariencia,la falta de entrega de un mal personaje.
Mi felicitación y mi abrazo,amiga.
M.Jesús

Pluma Roja dijo...

Interesante entrada, pero realmente no encuentro honestidad en la máscara, porque quiera o no, una máscara es una máscara. y coincido con Maje Carmu cuando dice que un personaje bien interpretado se admira porque hay entrega. Ahora, los personajes que tienen entrega sí necesitan una máscara.

Un gran beso Beatríz.
Hasta pronto.

dèbora hadaza dijo...

Las palabras una máscara, tal vez, a mi me parece que de alguna forma la máscara hace que se te desnude otra parte del cuerpo, a vece la menos conveniente, y te exhibe tanto y lo peor es que no lo puedes controlar, no puedes cubrirte, estás expuesto al ojo del otro que te está entendiendo desde su ventana.

abrazos Susana.

Leovi dijo...

No solo expresamos lo que somos, sino también lo que queremos ser o lo que creemos ser. Tratamos de expresar una interpretación más o menos intencionada de nosotros mismos. El que recibe el mensaje lo interpreta desde su punto de vista y le ocurre algo parecido que al emisor. ¿Pero que importa sien realidad todo es una máscara si los dos quedan satisfechos? Besos.

Jorge Arce dijo...

Que bueno volver a leerte. me encantó esta reflexión.

Un abrazo!

EVA MAGALLANES dijo...

Siento que la palabra (el lenguaje todo) tiene una doble faz, con igual intensidad revela como oculta... y por ello (lo dices muy bien el post) se expresa tanto en la literalidad, como en el intertexto y en el silencio de lo no dicho). La Máscara si bien esconde, a la vez crea un otro mensaje tremendamente expresivo... no en vano su uso se remonta a los orígenes asociado a los ritos y al arte.
Como siempre, interesante post!
Mis abrazos!

Nobody Dotcom dijo...

pueden ser varias perspectivas, dos vertientes de una personalidad, pero todo confluye en la indivualidad del ser, es decir en lo que uno es por esencia y dudosamente puede cambiarle, yeah!

jordicine dijo...

A mí me encantan los blogs y, personalmente, creo que no escondo nada. Yo he conocido a muchas de las personas que sigo y ninguna de ellas me ha sorprendido. Son como pensaba. Las escritura dice mucho de nosotros, BEATRIZ. Un beso.

LÍA. dijo...

Al final la persona gana a la máscara, no podemos ocultar lo que somos ni con palabras.
Besos y buen post

Javier Herque dijo...

Creo en la palabra como puente, como cimiento, como hilo de costurera, como mano tendida, como ungüento para restañar las heridas. Temo la palabra como abismo, como martillo, como tijera, como puño, como navaja.

Beso.

BEATRIZ dijo...

La máscara más que oculatarnos nos revela, por ello sé como ustedes que no es posible que ningúna palabra pueda esconder lo que somos, por el contrario, nos delata...veo que estamos de acuerdo la mayoría.
Otra cosa, cada uno de sus blogs muestra algo de la belleza creativa de ustedes. Un tesoro.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Por aquí ando, haciendo una visista de tarde. Paseando entre tus cosillas. Y como siempre encantado de haber pasado por tu casa.

Saludos y un abrazo.

pocofre dijo...

En la parte Andina de mi PERU tambien abundan las danzas con mascar, un gran ejemplo es la diablada.


saludos

Esmeralda Torres dijo...

La máscara nos oculta, nos hace sentir otros, a mi en lo personal me llaman la atención las máscaras de los luchadores, por supuesto tengo en mi colección la del "enmascarado de plata, El Santo".
Saludos ;)

meyer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Noelplebeyo dijo...

el juego de las máscaras siempre se usasn para ocultar o para mostrar anhelos de haber querido ser de otra forma

interesante, sin duda

LUIS TORRES dijo...

En Peru, es un pais de muchas mascaras, al igual que bolivia y Mexico, la festivid de la mamacha candelaria y la danza de la diablada es reconocida a nivel mundial.

La mascara solo te cubre la cara, pero puede dejar al descubierto tu cuerpo desnudo y es lo que trato de hacer con cada Post que hago, desnudarme ante los demas, sacar mis intimos pensamientos y deseos, auque suelo mentir mucho tambien, pero es la magia de las latras.

Saludos

FJavier dijo...

En mi opinión la máscara te libera de las ataduras que establece tu identidad formal y te invita a manifestarte otro, quizá más tú, o quizá ese otro tú de los muchos que duermen en cada uno de nosotros.

Juegos de autoexploración.

Un abrazo.

MaLena Ezcurra dijo...

Amo la palabra cuando sutura, revela, incita, conmueve, comunica.

Las máscaras dejan libre a nuestro espíritu (mascus, masca =fantasma) incitan a exorcizar el miedo.

Yo también amo esos rituales donde se danza con máscaras invocando.


Va brazo querida Beatrice.


MaLena

Trovator dijo...

Leo que hubo masacre y recompensa, que retocan la muerte, el egoísmo.
Reviso, pues, la fecha de la prensa.
Me pareció que ayer decía lo mismo....

Así es, esas máscaras que, de tanto usarlas, se han quedado soladas a la faz... Qué lindo el mostrar la verdadera cara :)

Un abrazo!!

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...