Entradas

Entrada destacada

Para el hastío del Verano

Amigos  de paradoxia
Estoy pensando en este lugar que tan buenos momentos acuna y que por aras del destino se mantiene en malfuncionamiento, estoy pensando en la multitud de lectores que en sus buenos tiempos pasaron por aquí. Tengo una buena colección de sus comentarios, cuando el arte del comentario tuvo un apogeo. Y el gran significado que tuvieron esas palabras de aliento en la continuación del garabateo, estaré eternamente agradecida.
Sin embargo, esto sigue sin funcionar.
Haré una prueba con un archivo creado en docs para ver si respeta el formato original: Es un poema publicado previamente aquí en otros sitios. Ojalá puedan disfrutarlo.

POEMA  DEL ORIGEN  
Vengo del instante pétreo en la palabra, del amasijo de unos cuerpos sin reposo.
En ti me encuentro, soy un aleteo una chispa que brota del golpe de las piedras.
Salto con los pies ligeros   de la flama, pero con el dolor de muchas guerras en la lengua.
Me amparo en ti. Entre el iris del  fuego que funde el dolor de los duelos y l…

Farewell Por ahora Paradoxia.

Imagen
Estimados lectores,

Recientemente he venido experimentando problemas de ediciòn.
Cada vez que intento publicar una entrada nueva, la publicaciòn
no respeta màrgenes y se publica sobre todos los demàs gadgets.

Por dichas razones me veo obligada a despedirme hasta nuevo
aviso. Los he extrañado y los seguirè extrañando a todos
ustedes que me han acompañado desde siempre, aun a los que
no hace mucho que nos encontramos.

Por el momento pueden seguirme leyendo en El Sol de Los Ciegos
aquì en blogger.

http://elsoldelosciegos.blogspot.com/

o en Una Luz Màs en Wordpress

https://osorniobeatriz.wordpress.com/2018/06/20/la-pesadilla/

https://osorniobeatriz.wordpress.com/


Hasta ya,

Beatriz.




A los Amigos de Paradoxia

Imagen
Amigos de Paradoxia, todos:









Quiero invitarlos a darse una vuelta por este espacio emergente que estoy haciendo 
desde hace un año.

Lo màs reciente lo subì apenas ayer y es una entrada sobre la paràlisis tras de un infarto 
o derrame cerebral. Me vengo dando cuenta de que es una enfermedad màs comùn de 
lo que se cree. En casa lo sufrimos con mi propio padre en Marzo. Afortunadamente 
pude ir a verlo y se recurperò bastante bien. Al corto tiempo le sucediò al padre de una amiga y lo
que empecè en aquel cuarto de hospital, lo terminè en En Una Luz Màs.

Espero que puedas ir:

https://osorniobeatriz.wordpress.com/https://osorniobeatriz.wordpress.com/2018/06/14/timbres-de-mirada/

Los espero.


Beatriz


ESTIVAL

Imagen
Abre su flor de lili mostrando intricados santuarios de luz, el perfume impregna la habitación en el ensueño sempiterno.
Con el corazón en la boca, enervado por la fragancia  despierta, como cuerpo partido por un rayo del amanecer, alienta el fantasma de la hermosa flor; en la mesa, el computador inverna.
Al abrir nuevamente las persianas que separan el mundo de los ojos, tiende los brazos contra la luz ciega, que obstinada sigue puliendo las formas, intenta explicarse de donde proviene aquel perfume, aquella sensación de haber escalado montículos de niebla,
en el cuerpo tan extraña, tan suya.

Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

EL MUNDO DE LOS CONOCIDOS

Imagen
-Tú y yo sabemos que un día vamos a morir y a enterarnos de cosas que no sabíamos el uno del otro. - Pero, ¿A qué con eso? - A que en once años de matrimonio nunca habías mencionado lo de los entrenamientos en cámara de gas- Respondí sin ánimo de reclamar, simplemente como alzar la ceja ante un acontecimiento. -¿Cuáles entrenamientos? - En la fuerza aérea. - ¡Ah, esos!  ¡Nunca preguntaste! además es cosa del pasado- Argumenta Leynn mientras termina de colgar su ropa en el guarda ropa, asegurándose de que la corbata roja vaya donde están las corbatas rojas. No le gusta revolver prendas de distintos colores. - Pero ¿cómo podría ocurrirse me una pregunta así?  No sabía y aun no comprendo cómo se las gastan esos cuerpos militares para lavar cerebros y alzarles según ellos, el carácter a los reclutas. -¡Eso no es nada. Solo una experiencia! Y ya que insistes te lo diré ¿Estás lista para lo que sea? -Listísima. -Bueno. Te meten en la cámara que es un cuarto pequeño,  sellan las puertas, sueltan e…

LOS COLORES DE LA FORMA

Habìa una ola gigante sobre el atardecer,
y había que bordear las incontables gotas
con los colores de la forma;
la oscuridad marina,  sus líneas
difuminadas en el espacio,
donde estalla el abrazo,  un sol rojo
se refugia, perfil sangrante
replegado a la parte ligera y gaseosa,
inclinado en el prominente acantilado,
desde donde la ola salta
en impetuoso vuelo.

El lado oscuro del mar se curva
semicírculo y espuma,
sin rozar el otro extremo, queda
el instante  suspendido
en la imposible disolución del  rojo,
ola gigante, se abre
volando  en el atardecer.



Beatriz Osornio Morales

MULTITUD

Imagen
Alguien ha muerto, dejò de respirar el mismo aire en nosotros.
Sus mejores amigos le abandonaron: el fuego se fue, el aire cerrò la puerta, el agua se congelò en sus venas, todos se fueron, acaso la tierra lo espera aun en las cèlulas moradas de un dìa.

¿Què le pasò a su vida? pregunta la multitud que soy, como si una vida fuera cuerda al arpa del corazòn.
Su vida era cuerda, claridad y sombra aire,  luz que se filtra y nutre el territorio de los cuerpos.
Ya nada le conecta a existir; acaso su nota en la memoria de los que le aman, tensa aun gime larga, larga... y una dèbil ilusiòn encendida