lunes, 21 de mayo de 2012


Leer en los labios



¿Es verdad que me necesitas?

La sola idea nos contradice. En realidad  no sé nada de ti  y tú ignoras que existo. Pero,  entonces ¿Cómo es que viniste a decirme que me necesitabas de veras?

Aquí sentado frente a mí, completamente solo,  rodeado de gente desconocida, de aromas mezclados y de notas de blues te atreves  a lo que nunca dejamos ocurrir. Abandonado a mis brazos, te sostengo enamorado,   de rodillas en el café.

¿Por qué contesto con  premura a tu llamado? Querido,  los cristales rotos por donde solíamos ver el cielo, después de hacer el amor,  se renovaron y puedo ver otra vez  que los árboles muestran los nidos al desnudo, ojalá pudieras ver que las aves emigraron hace rato. Así es, la vida se viene a prisa y sin darme cuenta se va. No quiero que llegue la primavera sin hablar, hablo poco, dicen. No quiero que llegue la hora y tenga que marcharme dejando cuentas pendientes, aunque, quien sabe, tal vez no importa cuánto se prepare uno, y la premura con que se haga, ni las precauciones que se tomen en la vida,  ni las preguntas que se apresure a responder o a buscar respuesta, la muerte siempre deja preguntas sin responder. Cigarrillos a medio fumar…

Me adivinaste los sueños, miras los terciopelos rojos en la pared y  hasta unas fotos mandas de tu rostro interno, ese diablillo travieso.  Esta vez no sé qué contestar. Ordenas otro licor.  Yo no lo rechazo.

Tienes algo que decir, dilo ya. Yo vivo contenta con un hombre bueno. Y tú igual, eres feliz.  Si te soy franca, pienso que todos tenemos no sólo un rostro, él tiene los suyos conocidos y desconocidos. Tú tienes muchos rostros internos, más tú eliges cuál quieres mostrar, el enmascarado proyector, para el resto, bastará leer el movimiento de los labios.

No hace falta decir más. Te leí los sueños, amor.



Beatriz Osornio Morales, imagen de la red. 

19 comentarios:

tecla dijo...

Eso es porque en el fondo de nosotras mismas, les añoramos tanto.
Creo que los sueños se vuelven realidad mientras los vivimos y se quedan en nosotras para siempre.
La única manera de cambiar la realidad es soñando.
Soñemos, Bea.

Maritza dijo...

Tu texto me inspira a irme para adentroy mirarme ahí.
Me lleva a buscarme.
Y me mueve de emociones en contradicciones, pero hermosas al fin y al cabo.
De esas emociones que acuden al llamado nuestro, y nosotras siempre estamos...

Muy hermoso, Beatriz.

Felicidades siempre.

Cristina dijo...

Me maravilla leerte mi querida Beatriz...realmente.
Te dejo un abrazo, buen comienzo de semana.

lichazul...elisa dijo...

sueños que a veces se comparten y otras terminan siendo obsesión enfermiza
si cada quien ya tiene su sueño par jugar a un tercero compartido suele quemar y dejar tostones imposibles de borrar

abrazo y buena semana Bea querida
un texto que nos abre el pensadero hacia la reflexión

Rafael dijo...

"Leer los labios = leer el alma"
¡Cuántas cosas podemos leer en esos labios cerrados!, ¡cuántas preguntas sin respuesta, cuántas dudas!... ¡Cuánto de todo!.
Un abrazo en la noche,
Rafael

Leovi dijo...

Me impresiona como con tan pocas palabras eres capaz de exponer a la luz nuestras verdaderas y sinceras contradicciones que otros tratan de colorearlas con hipocresía. Un saludo.

moderato_Dos_josef dijo...

Un texto introspectivo, que explora los secretos de la mente, sus mentiras y verdades; sus sueños también, pero sobre todo sus deseos, frustrados o no....

Me ha gustado.

Un abrazo.

lns dijo...

Sí, ese un bune dilema, nadie podrá averiguar realmente, quien lee los labios a quien. Incluso, me pregunto si leemos tan sólo, lo que queremos leer.Sonrío.
Muy logrado, Beatriz. Abrazo. Lines

Isabel Martínez Barquero dijo...

Cuando el yo se introduce en otro y en él refleja el propio discurrir del pensamiento, como si se tratara de un espejo que no devuelve la imagen igual, sino distorsionada.
Se puede leer el movimiento de los labios, los sueños, los posos del café... Lo terrible es leer siempre nuestro discurrir mental, nuestro miedo en otro.
Abrazos y gracias por tu amables palabras en mi blog.

Adriana Alba dijo...

Los sueños tienen pasadizos secretos, incluso en la vigila,y hay labios que sólo se ven con el alma.

Besitos Beatriz, buena semana.

Felicidad Batista dijo...

Beatriz, gracias por entrar en mi blog porque me ha permitido conocer tu espacio y por aquí me quedaré como seguidora.
Es muy interesante la reflexión sobre los distinstos rostros, las distintas máscaras que ocultan, disfrazan, esconden sentimientos y verdades.
Abrazos

Juan L. Trujillo dijo...

Mirando hacia adentro y sacando a la luz los verdaderos sentimientos despojados de prejuicios, se puede llegar a conseguir que los sueños se hagan realidad.
Muy bello escrito.
Un abrazo.

Garla Kat dijo...

Que subjetivo y sensual texto, el lamento de lo que no es y de lo que tal vez, ya no pueda ser.

Trovator dijo...

Leer en los labios... creo que un beso es la mejor manera....

Un abrazo!!

Jordicine dijo...

Es importante leer los labios, ver sin saber, intuir, como siempre, para acabar amando. Un texto muy lindo, BEATRIZ. Hasta pronto.

Marina-Emer dijo...

He podido escuchar tus silencios en el latido de la palabra

ESTE COMENTARIO TAN PRECIOSO ME LO DEJASTE TU EN MI BLOG.UNA MARAVILLA.
GRACIAS AMIGA UN BESO
MARINA

Maritza dijo...

Mi querida Beatriz, gracias por tu huella en Verbal...quizás, sólo quizás ...tú sí sentiste mi motivación real al escribir lo que escribí.

BESOS!

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Leo tus letras y sueño con caminar a tu vera, en silencio, allá en Michoacan, en tu Pacanda.

Besos
Piedra

Maritza dijo...

Qué dulce tu comentario...gracias.
(Disculpa decirlo por aquí, pero no te veo un correo).

Besos!

Entrada destacada

Soy lo que Soy

Mi nombre es Beatriz, mamà  escogiò ese nombre primero y despuès yo. Para el mundo soy mexicana, para el mexicano mestiza, muy blanca ...