sábado, 24 de noviembre de 2012

DISOLUCIÓN




En memoria de Abraham,  mi hermano siempre niño.



Antes de ti, era muda
el agua era fría de sombras,
estanque.

Ahora que ya duermes,
el agua corre
por tus pies descalzos,
lleva lejos,
su corazón palpitante canta
y en él trae
tu voz de niño,
que peina con un aliento de sol,
 eternamente,
ilumina  el fondo de las cosas.



Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red. 


Hace más de 20 años Abraham se convirtió en ángel, pese al dolor que nosotros los mortales experimentamos ante la muerte de un niño.

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...