martes, 24 de septiembre de 2013

Pensamiento Urgente



Pensamiento Urgente

Debía ser algo para pensarse en el momento.

Daban las dos de la mañana y parecía que el sueño se había excedido. Enseguida supe que era un pensamiento el motor de aquella sensación,  algo pensado desde el sueño quizá,  algo que al despertar  estaba claro,  pero esa claridad duró un solo instante, luego se esfumó.  Así que podría decirse que en realidad, mientras escribo, el pensamiento no es ya  una imagen intacta, más bien  una como nube flotando en la montaña. El día que salimos de Morelia amaneció esa misma nube en la punta de la montaña, luego llovió de manera intermitente, la nube se transformó  en una  niebla ligera que se extendía hacia la ciudad, pero no desaparecía del todo, debía ser más  bien que ese pensamiento nos vino siguiendo todo el camino,  porque en la madrugada  del siguiente día  llegamos a Puerto Vallarta  y seguía lloviendo.

Y hoy, justamente hoy, días después de aquel arribo,  el pensamiento se convierte en urgencia.  Hay algo que debe pensarse. Trato de establecer  el génesis,  los puntos y aparte. Pensar puede ser ¿un acto frugal? no lo creo.  Aislar las ideas para dar forma a un pensamiento concreto es lo importante del asunto, pero siento que al aislar cada idea y concretarla, es como vivir solo las consecuencias de éste, o de una acción sin importar sus orígenes, y quizá ni la acción misma.  ¿Será la idea sin origen implícito un pensamiento verdadero? ¿En dónde está  la limitación de la lengua para  conectar  palabras que contengan la realidad pensada sin olvidar el origen, la fuerza que originó su idea?

Yo pienso en mi madre, la pienso en este momento pero tengo la sensación de que he estado pensando en ella  desde mucho tiempo antes, en alguna parte de mi mente ha estado su imagen dando vueltas por un tiempo. El origen de ese pensamiento no lo sé. Vivo el impacto, la consecuencia. Experimento la nube flotando en la montaña. Será difícil saber lo que provoca el pensamiento en primer lugar, sin embargo, tengo claro que he de telefonear a mi madre uno de estos días, de estas mañanas.

Sucede a veces que al final se aclara cualquier origen, y hay otras veces que las pequeñas cosas no importan, importa el instante, el impacto, el presente, la idea, el pensamiento, esa es la urgencia,  lo demás pierde peso, tamaño y forma,  como la nube que se dispersa en lluvia por la ciudad,  llevándose  los pasos de ayer  y  dando cabida  a un nuevo camino.



Beatriz Osornio Morales.Imagen tomada de la red.

16 comentarios:

Fina Tizón dijo...

Filosofía pura, nos dejas hoy, querida Beatriz.

Nuestra mente esta llena de ideas que nos aturden continuamente comportándose como un mar embravecido, es cuestión de darles forma, amalgamar ideas para tranquilizar el pensamiento. Cuando somos capaces de conseguir eso, que no es tan fácil, vemos las cosas claras y actuamos.

Un abrazo en este día otoñal y soleado desde el mediterráneo

Fina

Ester dijo...

Tienes razón, a veces lo vemos claro y otras veces ni lo vemos. abrazo

Carlos dijo...

Aveces las cosas de la mente son tan reales que podrías tocarlas y detallarlas perfectamente en tu blog.
Hasta proto

andré de ártabro dijo...

Lo importante es detectar los pequeños momentos , saber detener el tiempo y vivirlos.

Las ideas superan siempre las limitaciones del lenguaje y parodiando a Julio Diaz Escamillas no maquina que a una idea retrate y menos aún a un sentimiento.
Besos.

Leticia dijo...

Beatriz, las asociaciones que hacemos en el fluir de lo cotidiano, nos llevan a ejercer una acción. A veces es asertiva y en el momento oportuno, otras es desafortunada, fallida. Basada esta en lo que llamamos corazonada o intuición.
Placentero momento el que hoy nos compartes y que se ha vuelto como la hoja de un diario. Un abrazo

Natalia H. Fontijn dijo...

Hola Bea, opino como Fina, pura filosofia!!!
Hago tuyo tu momento
Un abrazo

Zavala dijo...

No lo dudes, no le des vueltas ni lo postergues, llama.

Un beso Beatriz

Sombragris dijo...

A veces la sensación de Urgencia nos atenaza (a mi me sucede, sobre todo en lo sentido trascrito, cada dos por tres)...y sobre todo el temor de desvirtuar lo primigenio...el origen del que hablas...Pero para mi todo es un espejismo...incluso el origen...la esencia siempre esta intacta en el corazón...y siempre es rescatable...incluso con sosiego, sin urgencia...El día que sea capaz de entender eso (no de asimilarlo, sino de sentirlo) seré más feliz aún...Besos,Beatriz...me gusta pasar por tu morada...me hace sentir bien...

Rendan Laveriz dijo...

Esos pensamientos que aparecen en un instante y nos invaden sin saber de donde han venido. Un placer leerte compañera.

FJavier dijo...

Me hiciste recordar a Ireneo, Beatriz. La memoria de quien, no olvidando ningún detalle, es capaz de recordar cada vez que recordó y hacerlo con la precisión de la primera vez. Apenas recuerdas una impresión y el sentimiento que te provocó. Y reparas en el que ahora te ocasiona su olvido y buscas el origen, quizá para ver la manera de recuperarlo. Juegos de percepción, escaleras de caracol de una mente brillante que se vuelve sobre sí misma avanzando y sin renunciar en cada nuevo paso a los ya recorridos.

Un admirado saludo.

Luis de Burg dijo...

"todo está fríamente calculado" lo he escuchado en algún canal mexicano.... y aunque suene cómico, porque el personaje siempre lo decía luego de haberse golpeado o accidentado, creo que esta misma frase podría ser la clave para encerrar toda tu entrada, porque a decir verdad, todo tiene su tiempo como decía mi abuela, antes de la hora no es y después de la hora tampoco, entonces sólo queda el momento preciso en que todo debería de suceder, completamente calculado, en que las cosas tan simples o comunes tienen que realizarse, como una simple llamada hacia alguien que va a morir y nos va dejar, porque antes no es y después tampoco, podríamos llamarlo efectos del destino o culpar al azar por estos momentos, pero si te da urgencia por llamar, hazlo en el preciso momento, no lo dejes para más tarde, porque el mundo no espera, ni los dioses ni la muerte tampoco, porque cada cosa tiene su tiempo y su lugar, porque todo está fríamente calculado...... besos!!!!

Leovi dijo...

Cada vez son más inquietantes los pensamientos que tengo cuando me despierto en mitad de la noche, no es un buen momento para pensar (cuando esra más joven sí). Ahora he de ponerme a leer o escuchar música... a llevar mi mente a otro lado, lejos dela parte más personal!

Gustavo Figueroa V. dijo...

Beatriz:

Más que una historia es un reflexionar sobre esas preocupaciones, dudas, acertijos, etc, que siempre nos acompañan a los humanos. Lo filosófico, lo sicológico, lo cultural y otras cositas de nuestro mundo, siempre nos estarán dando vueltas en la cabeza y mientras tanto la vida sigue su curso y nosotros tenemos que vivirla intensamente porque no tiene repetición.
Te dejo un abrazo y mi agradecimiento por tu visita a Contrastes.

diego dijo...

Interesante reflexión filosófica sobre el pensamiento, Beatriz. Quizás sea solo una energía, que ni se crea (no tiene origen) ni se destruye, sólamente se transforma. Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Las ideas estàn hechas de fragilidad y evanescencia, porque pueden flotar en sueño nocturnos, o en ese de soñar vivo...pero se recuperan a pesar de no tener la certeza total. UN abrazo. carlos

José A. García dijo...

Muchas veces, un pensamiento urgente es el disparador ideal para los mejores textos que podamos crear.

Saludos

J.

Entrada destacada

Palabras de Ceniza

Supongo que si de tiempo se trata, este el es tiempo donde existo. Aunque podrìa ser la conciencia de ello lo que realmente persiste c...