viernes, 7 de marzo de 2014

Puedes Irte






Puedes irte si quieres, puedes  irte por la puertita de tu pierna izquierda, o la derecha, o las dos, qué más da. 

Eso sí, antes de irte, enséñale a tus dos pies la intolerancia y la rebelión, no vaya a ser que uno de ellos te traicione, entonces puedes irte, pero irte de veras de izquierda a derecha y de vuelta.

A mi déjame aquí lloriqueando de risa, los dos sabemos que tus pies van a seguirte hasta la tumba. Hace tiempo que abrí la puerta. No tengas pena por lo que se queda de este lado del metro.

Alégrate de poder entrar a la calle y salir a la cantina…¿porqué no irse al carajo?





Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...