miércoles, 15 de octubre de 2014

Muertas Otoñales







Sera porque a mí me gusta mirar las voces del otoño,  mirar sus movimiento tendencioso y sentir,  pienso que las hojas secas sobre el pasto, no son basura, que hay que arrastrar con la arañita de alambre desde todas las esquinas, para formar una montaña crispada,  meterla  en una bolsa negra y depositarla en el basurero, o en la parte trasera, fuera de la vista y si es posible, fuera de la propiedad…

Son muertas y esas muertas son respetables, su caída cuenta ininterrumpidos arrebatos de belleza,  la delicadeza del cuerpo comprimido al filo de la forma, en comparación ¿Qué peso tienen los prejuicios de arruinar el prado verde que vendrá,  de lo que se les acusa a ellas,  al acumularse secas, donde luego caerá la lluvia y las empapará dejándolas pesadas para lo que el pasto pueda soportar? Sin contar que los perros orinan allí.

Sera porque a mí me gustan las voces del otoño, la respuesta es obvia.

Que sí, que vendrá el invierno y las muertas acumuladas en capas, privarán al pasto del sol. Sus cuerpos comenzarán a descomponerse en manos de los elementos, sin la luz solar, los brotes nuevos del césped no superan la blandura del recién nacido. Finalmente, los pequeños filamentos perecerán bajo una serie de capas de cuerpos descompuestos, pero esos mismos verdugos nutrirán el suelo.

El viento, entre aves y corrientes no para de jugar a tocar instrumentos y olores, de mañana a tarde arremolina sus cascadas de música en las cabelleras. La brisa es una música de baja frecuencia que puede oírse mejor con los ojos cerrados, así como el rumor de las hojas puede oírse mejor con los pies descalzos.


Será porque a mí me gustan los roces del otoño…



Texto e imagen: Beatriz Osornio Morales

Entrada destacada

El Otro Einstein

Como a mediados de Julio leì una nueva novela (para mì era nueva) “The Other Einstein” de la autora americana que firma como Marie Be...