martes, 31 de octubre de 2017

De Halloween y El Dìa de los Muertos



Harà cosa de una semana y media...algo asì, hice una suplencia en la primaria. Me tocò trabajar con el equipo de educaciòn especial; un grupo reducido de unos cinco estudiantes, pero ese dìa por razones desconocidas solo asistieron tres de los estudiantes,  el equipo de adultos èramos tres.


En vìsperas de Halloween, se tocò el tema, que ademàs de ser la festividad favorita de una de las para educadoras del equipo de base, es uno de los dìas que emocionan a los chicos.  La explicaciòn del tema fue acompañada con un video de History Channel para niños, el cual explicaba màs o menos detalladamente los orìgenes de la celebraciòn de Halloween en USA. Segùn esto, con la llegada de inmigrantes de Irlanda, llegò a estas tierras dicha celebraciòn. Los antiguos celtas, llegado el final de octubre solìan celebrar una gran fiesta llamada “Samhain”  significa etimològicamente: El final del verano. Coicidìa con el final de la cosecha y el final del año, fecha en que almacenaban provisiones para el invierno y sacrificaban animales a sus dioses. Los antiguos creìan que los espìritus de los muertos regresaban al mundo de los mortales la noche de Samhain, hoy Halloween.   Su regreso era visto como una travesura contra los vivos, por lo cual se hacìan fogatas y se disfrazaban con el fin de ahuyentar esos espìritus.  Por eso ahora para celebrar,  los vivos se disfràzan con atuendos terrorìficos para asustar a esos esìritus y mantenerlos al margen de nuestro mundo. Ese es en esencia, el fundamento de la celebraciòn.


Me sorprendiò mucho porque despuès de esa explicaciòn Halloween ya no me pareciò tan trivial ¿Trivializar siglos y siglos de tradiciòn?


Una de las cosas que màs me sorprendiò es la diferencia entre Halloween y El Dìa de los Muertos, su esencia y su forma de celebraciòn. Comentè al final del video que en Mèxico nuestra celebraciòn de los muertos es todo lo contrario. Bueno, tambièn regresan los muertos  al mundo de los vivos la noche del 1 y 2 de Noviembre, pero nosotros no queremos asustarlos. Nosotros los esperamos con altares de flores, misas  y ofrendas, las cuales incluyen sus alimentos y bebidas favoritas, sus fotografìas, pan especial y unas simpàticas calaveritas hechas  y adornadas con azùcar. Celebramos,visitamos los panteones,  comemos y bebemos en su memoria, algunos se disfrazan de catrinas y catrines. Considerando que la celebraciòn del 1 de Noviembre conocida como El Dìa de Los Muertos,  para nosotros, tiene sus orìgenes primero, en que las antiguas culturas de nuestro paìs, consideraban a la muerte una deidad o un paso a otro ciclo de vida, y luego, en lo que es conocido como el Dìa de Todos los Santos, no deberìa sorprender a nadie que a nuestros muertos los esperemos en lugar de ahuyentarlos, pues ya sea que a causa de un sincretìsmo religioso que quisò alejarnos del paganìsmo,  o ya se trate de una cosmogonìa ancestral, para nosotros, nuestros muertos son màs santos que muchos vivos.

Los estudiantes y los miembros del equipo escucharon atentos y tambièn se sorprendieron de las grandes diferencias tradicionales, no sabìan como se celebra en Mèxico el Dìa de los Muertos. Todos concordamos que las diferencias enriquecen cada una de nuestras culturas, y que en lugar de tratar de copiar o criticar unas u otras, tendrìan que ser estas diferencias en tradiciones, motivo  de orgullo y riqueza cultural.

Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

Entrada destacada

La Música y Un Cometa Azul

       Aun cuando uno de mis hijos solo quiere sentarse en la única silla que hay en la habitación, no en la cama junto a mí, y el otro si ...