viernes, 21 de agosto de 2009


LAS CIUDADES Y LA POESÍA


“El arquitecto parece construir los pensamientos del poeta y hacerlos accesibles a los sentidos”
F. René de Chateaubriand

A Judith y Rodrigo, estudiantes de Arquitectura


PRIMERA PARTE

Desde los tiempos de la prehistoria, el hombre nómada, cansado de vagar de un lugar a otro, habiendo experimentado demasiados litorales, turbado de sobrevivir a los elementos extremos y luchar contra fuerzas animales, decide parar y buscar un lugar de refugio. En su abatimiento imaginó el territorio celular de una existencia mejor, imaginó lo que sería su centro, anduvo brechas por donde llevó consigo la semilla; el deseo de establecerse fuera de los peligros con todos los suyos. “en la hora cumbre del pánico, la noche oscura, apretados contra otros cuerpos humanos en busca de calor, se ponían a divagar, a viajar mentalmente, antes de que el sueño los venciera, a un mundo distinto, una vida menos ardua, con menos riesgos” (Mario Vargas Llosa)
Aunque de principio, el asentamiento organizado fuera solamente un ideal para los hombres, una de las creaciones más brillantes hasta los días de la modernidad, ha sido el idear una comunidad o semilla de ciudad, que comienza al hacerse acomodamiento de personas, designar un lugar, echar los hilos delimitantes entre líneas divisorias de la realidad ardua y el deseo de bienestar, directrices donde después surgen senderos y más tarde las aceras, avenidas, líneas paralelas que han de concertar las direcciones de los individuos, y en relación a esa concentración de líneas, erigir sueños, edificios donde hombres, mujeres y niños se refugian de los elementos.
Beatriz Osornio Morales
NOTA: Con este fragmento quiero retomar el blog. Es parte de un seudo ensayo que hice recientemente, es medianamente extenso -quizá otras dos partes de la misma extención- pero no quise que esto se alargara demasiado por ahora, por ello les presento aqui lo que sería apenas una introducción a la temática que trata el ensayo. Espero que lo disfruten y opinen si sería bueno publicar el resto consecutivamente para no perder el hilo y la fuerza del texto.
Un placer estar de vuelta después de unas deliciosas vacaciones en México, en casa con mi familia y amigos.

16 comentarios:

BEATRIZ dijo...

Una disculpa por el formato del texto, lo traté de editar pero algo no sucede aquí, intentaré más tarde.

Saludos a todos

BEATRIZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BEATRIZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LUIS TORRES dijo...

Bienvenida de nuevo, esto de buscar la comodidad esta ddefinitivamente desde los tiempos de la caverna. Todos buscamos un sitio donde vivir, auque a veces la pobreza en la que vive algunos les es imposible tener ese idel...

No quiero seguir escribiendo hasta ver la segunda, o tercera parte de tu ensayo.

Esa cita de MVLL de donde lo has sacado. Tengo todas sus novelas, teatro y algunos ensayos de el.

Abrazos hogareños.

Proyecto María Castaña dijo...

Beatriz

Atrapante introducción. Como Luis me ha gustado la cita de Vargas Llosa y quisiera saber de dónde la extrajiste. Adoro su prosa y hace poco leí su libro de ensayos LA VERDAD DE LAS MENTIRAS y volví a reverenciar su estilo: fácil de comprender pero profundo en su sentido.
Seguiremos este ensayo hasta que aparezca la poesía que anticipa el título.
Un beso.

Jolie dijo...

Paradoxia iluminada creo que es asi como te conoci, no puedo evitar que mientras te leo las imagenes se agolpan y cada directriz, cada molde o espacio creado viene a mi mente como para una foto.


besos bienvenidos

BEATRIZ dijo...

Luis, Paula:

Muchas gracias por sus palabras, qué mejor bienvenida.

La cita de Vargas Llosa la tomé del libro EL VIAJE A LA FICCION, se los recomiendo mucho, es de lo más resiente que he conseguido de él, también me gusta su estilo.

Un abrazo.


Jolie,

Tus palabras son amables con las mías, qué magia las palabras! sólo por eso, déjemos salir a esos respiros escurridizos que a veces no tnemos la sensibilidad de perscibir.
gracias por venir, ya voy para allá.
Un abrazo gigante

Remolino Multicolor dijo...

Hola Beatriz...me alegro que volvieras al mundo del blog,estabas desaparecida y yo pensaba "a lo mejor de aburrió y nunca más publicará lo que escribe".Que bueno que no fue así...suerte con tu ensayo y tu estadía en México.
Un abrazo ^^

·M· dijo...

Beatriz!

Gracias por pasar por mi blog y bienvenida de vuetla.

El ensayo me agradó... te recomiendo un largometraje Argentino llamado las medianeras, en el inicio hacen una crítica a las ciudades bastante interesante.

Un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Beatriz,me alegro de tu vuelta,he pasado algunos ratitos y sabía que estabas con los tuyos.

El texto de Mario nos devuelve a las raices primigenias,allí dónde no sólo se cimento la idea de la ciudad,sino la de la familia y el amor.. Espero próximos posts,serán interesantes y claros,como acostumbras.

Gracias por tus comentarios,un abrazo muy cercano,amiga.
M.Jesús

ikerjauregui dijo...

Hola!: me gusta esta primera parte, el hombre en su historia se basa en el miedo a lo nuevo o lo desconocido.
Al tener conocimiento de los elementos, de fortalecer el hogar, los miedos transmutan a cosas diferentes.
Me gusto y estaré como siempre pendiente de tus escritos que siempre son sorprendentes.

ikerjauregui dijo...

No cabe duda, que esta vida las relaciones son caóticas cuando incluye el corazón, bueno jejeje eso es lo que digo desde mi experiencia!. Un abrazo

Diego P. dijo...

Hola Beatriz.

Ya de vuelta ambos de las vacaciones. De nuevo, un placer leerte. Esto hace más fácil la vuelta a la "realidad" de la rutina de la vida diaria.

Un saludo.
Diego.

Clau dijo...

Hola Beatriz!!!!

Efectivamente, le tenemos miedo a las adversidades, sin embargo debemos arriesgarnos.

Me da gusto a leerte nuevamente.

Abrazos!!!

Trovator dijo...

Venga la segunda parte... me encanta como escribes y la manera de plasmar las ideas en letras. Que bueno que volviste, ya se te extrañaba.

Un abrazo!

BEATRIZ dijo...

Gracias a todos chicos, sé que esto puede ser denso pero han tenido la pasciencia de leer.

Seguimos

Entrada destacada

Retrato de Agua

El agua no tiene orillas, no como el mar, el rìo, el lago el arroyo, la banqueta o los edificios; ellos tienen orillas. ...