lunes, 30 de noviembre de 2009



EL QUEBRANTO DE LA DUDA



Atónita y llena de extrañeza, queda al abrir la puerta y ver lo que nunca en su vida imaginó. Rocío, su mejor amiga, duerme en la cama. No se explica cómo es que entró en la casa. Las únicas personas que disponen copia de la llave, además de ella y Julián, son su suegra y la vecina española, que por cierto, está de viaje. Julián trabaja hasta tarde. Ella, hará unas tres horas que salió de compras; en el transcurso de ese tiempo, algo debe haber sucedido.

Al acercarse, ve que su amiga tiene una herida en la cara. Un sobre salto la invade. ¿Qué quiere decir esto, estará bien? Vacila al acercarse. ¿Rocío? ¿Chío?...No me asustes.

Al no recibir respuesta de su amiga, se abalanza sobre el cuerpo quieto, lo toca, no está frío, lo jala del costado para verle el rostro. Un grito escapa de su boca al levantarle el pelo y, descubrir que Rocío tiene más heridas, como rasguños en la cara, en el pecho y en el brazo sobre el que la encontró recostada.

No sabe qué pensar, corre hacia el teléfono, marca un número incompleto, por la turbación en que se encuentra, no recuerda el resto del número de la oficina de Julián. Hay una pausa que parece interminable, continuar marcando teclas o, simplemente renunciar.

Sin colgar el inalámbrico, alcanza el directorio. Al inicio de la sección amarilla busca los números de emergencias, sigue las líneas con el dedo índice, hasta leer "Reporte de Abusos Femeninos" re direcciona la llamada, una voz seca pero firme contesta con un simple -¿bueno?- ella queda en silencio, la voz se repite del otro lado. Ella sin saber lo que dirá, cuelga.

Avanza en las líneas con el dedo, se detiene en el número de la Cruz Roja.

-Cruz Roja ¿En qué puedo servirle? dice esta vez la voz de otro hombre. Vacilante, Sandra indica que necesita una ambulancia. El hombre pregunta la dirección: Andador del Pino # 79, Col. Arboledas, ¿Tardará? pregunta nerviosa. El hombre refiere que ya está en camino.

Rocío sigue inconsciente en la ambulancia, camino al hospital, pero las dudas se disiparon para Sandra al recibir la llamada de Julián, pidiendo que se dejaran unas llaves bajo el tapete de la puerta, hace días que no encuentra las suyas.

¿Qué hacía Rocío en la casa, habrá tenido otro ataque de epilepsia mientras...? Nuevas dudas se apoderan de Sandra.



Beatriz Osornio Morales, imagen de la red



18 comentarios:

BEATRIZ dijo...

Hasta esta mañana no tenía claro el post que subiría, pensaba en un cuento, revisando mis diarios encontré éste esbozado en el mes de Julio, me gustó la idea para terminarla...así quedó terminando el mes de Noviembre.

Espero sus comentarios enriquecedores.

Que tengan una linda semana para iniciar Diciembre.

trovador errante dijo...

Hola Beatriz,

Gracias por visitar mi Noviembre.

Saludos

RMR dijo...

Wao que interesante esta tu post mujer!!!

soy nuevo por aca...te invito a checar el mio :)

Anabel Botella dijo...

Esto parece una novela de misterio. Me has dejado con la incógnita.

Un besito ;)

MAJECARMU dijo...

Beatriz, el post es sumamente interesante..
¿Cómo consiguió las llaves Rocio..?
No hay duda de que son las de Julian,pero las recibió de él o se las sustrajo..?

Me inclino a pensar que se las sustrajo,porque de no ser así.. el hubiera sacado una copia,antes de pedírselas a su mujer..

Bueno.. nos sacarás de dudas..amiga?

Mi abrazo siempre.
M.Jesús

Pluma Roja dijo...

Un cuento intrigante desde el principio con un final genial. Me encantó.

Saludos cordiales

Hasta pronto placer leerte.

Jota Ele dijo...

¿Qué será, será?

Espero que desveles el final, Beatriz, porque si no, me vas tener mordiéndome las uñas de ansiedad.

¡Ja, ja, ja, ja!

Bien hilvanado este relato.

Besos.

jordicine dijo...

Pues está muy bien. Es culpale Julián? Se lo ha hecho ella sola? Cuéntanos más. Un beso, Beatriz.

dèbora hadaza dijo...

esta historia esta en seguirá no?

poetadesterrado dijo...

Relato enviciante si los hay, no podes dejar de leer ninguna palabra hasta que llega la última.

Jolie dijo...

creo que ultimamente me gusta la vuelta de tuerca que le estas poniendo a este blog :P

vaya... que versatilidad es lo que sobra :D


besos desde aqui

José Del Moral De la Vega dijo...

Tiene tanto interés el relato que has hecho, que no se puede leer despacio.
Muy bueno, Beatriz. Enhorabuena.
¡Ah! Muchas felicidades por ese premio Cervantes a Pacheco.
Un abrazo

vuelo de hada... dijo...

No sé no sé mmmm yo también me he quedado con la duda jaja
Un abrazo que buen relato te felicito me mantuvo todo el tiempo al pendiente de su desenlace.

BEATRIZ dijo...

Honestamente, el cuento me gustaba que terminara con muchas posibilidades de final, pero como a veces soy muy complaciente, planeo la posibilidad de continuar, salvo encuentre riesgo de que el alma de la historia se destruya....
Susanita,Jordicine,JotaEle y los que piden más... no pensaba seguir.

MRM,no he podido comentarte, hay problemas en tu formato de comentarios.

A Todos muchisimas gracias por su paciencia, prometo un poema mundano para el lunes.

Saludos decembrinos.

andrés dijo...

Realmente muy diferente a lo que te helido antes, eso me gusta que puedas ir por otros lados también...

Muchos abrazos Beatriz

andrés

LUMPENPO dijo...

Este cuento supongo va para otra entrada, podría terminar aquí, pero apetezco más ¿se puede?

Proyecto María Castaña dijo...

Beatriz

Si es una narración unitaria, tiene el final abierto más intrigante de los últimos tiempos.

¿Sandra en qué momentos tenía sus ataques de epilepsia? ¿Por qué está lastimada? Ah, y Julián no es, de seguro, un simple entregador de llaves. No puedo dejar de ver esbozada una historia de adulterio.
En mi opinión, este relato debe seguir.

Javier Herque dijo...

Buen argumento, buen desarrollo y la necesidad de continuar leyendo el resto de la historia.

Si… ¿Qué hacia Rocío en la casa? ¿Por qué esa primera llamada? ¿Esas dudas?

Si…necesitamos saber más.

Beso

Entrada destacada

La Mancha era un intento de Consolación

Solté la mano que me sostenía, tuve que perderle el miedo a los adverbios de cantidad, y empecé a dar pasos como un niño que aprend...