sábado, 7 de julio de 2012


El ABORDAJE



     En el acto de la escritura, hay veces  que uno se sienta como escritor de películas, desechando hojas a cada palabra, indeciso respecto a la palabra que da comienzo a la historia, en mi caso, al poema. Vacilante respecto la palabra que continuará la frase, el adjetivo que describirá la noche, o el tiempo predominante del poema.

“La noche estaba húmeda…”  La humedad es una condición más común en el verano y se asocia con la calidez. Aquí hace frío. No quiero hacer remembranzas definitivas, mas el tiempo del verbo es clave.

“La noche fría..” demasiado directo, no, el abordaje en la Poesía ha de prolongar la expresión, como un velo que descubre las cosas de a poco en su transparencia. Algunos poemas requieren un trato directo.

     La palabra, el adjetivo que sirva de nexo entre lo que precede y la continuación del verso, es la fuerza que impulsa en la lectura, a la siguiente línea, pero sin desconectarnos del verso anterior.

“La noche, cubierta de una humedad distinta…”, mejor opción, más no del todo convincente.

     Regresando al caso de “La noche fría…” tal vez deba pensar  una palabra que le anteceda a la frase, para no saltar de golpe al frío, una acción tal vez.

“Llegada la noche fría…” aunque expresa una acción terminada, sugiere que hay más, crea expectación y la noción de un tiempo. Ese podría ser el principio de un poema o una historia.

     Demasiada teorización  puede terminar en problemas, y yo terminaré desechando otra página.

      En la narrativa, particularmente la novela, el relato y el cuento, lo importante es la claridad de la historia, la unidad se resuelve dando una secuencia a los hechos.

     En la Poesía no hay necesariamente una historia, si no varias, hay ensueños, brotes, ideas, matices, imágenes. La sustancia del poema es de un néctar extraño, y las variantes en su forma de ideología, no tienen la finalidad de contar, si no de sugerir, abrir puertas para que el poeta y el lector creen un mundo juntos.

      El uso del lenguaje poético comúnmente conocido como metafórico, es una herramienta que encontramos con mayor frecuencia en la escritura de poesía. Pero actualmente, en la búsqueda de nuevos géneros literarios, el lenguaje poético puede también encontrarse en la escritura de narrativa.

      Insisto en que la teoría puede volvernos incrédulos, intelectualmente se dice mejor escépticos, y  lo que no tenga fundamentos basados en lo que dijo algún escritor, historiador, poeta, filosofo reconocido, crea sospechas. Por eso encontramos escritores que justifican todos sus escritos con el uso de epígrafes de otros escritores, algo enteramente aceptable, si la calidad del trabajo no es mediocre, esto puede ser con el fin de dar a la lectura una orientación más específica.

     El verdadero poeta, se preocupa de la originalidad (realidad) del poema, así que se re usa a creer las sentencias de que “no hay nada nuevo bajo el sol” “Ya todo se ha dicho” El poeta busca en su acto creativo, una forma distinta de expresar, pero quizá lo único que haya por descubrir es la forma de abordaje, tan particular como la individualidad de cada persona, eso también es originalidad y es un acto inovador.



Beatriz Osornio  Morales, imagen de la red.


19 comentarios:

Gizela dijo...

Qué buena entrada Beatriz!!
Buena y tan útil, para los que caminamos la senda del aprendiz a poeta!!
Me perece que estás en lo cierto, el abordaje es muy importante, para poder seguir con fluidez
Porque a veces los sentimientos, todos, se apurruñan a la puerta y hay que escoger el que mejor nos transporte

Besosssss y lindo fin de semana!

Leovi dijo...

"En la Poesía no hay necesariamente una historia, si no varias, hay ensueños, brotes, ideas, matices, imágenes. La sustancia del poema es de un néctar extraño, y las variantes en su forma de ideología, no tienen la finalidad de contar, si no de sugerir, abrir puertas para que el poeta y el lector creen un mundo juntos."
Me encanta este enfoque. Concuerda perfectamente con la idea que tengo yo sobre mis fotografías abstractas. Saludos.

Lapislazuli dijo...

Interesante entrada, gracias por compartirla
Un abrazo

Mercedes dijo...

¡Cómo me ha gustado esta entrada! Esos momentos de "ajustes" en lo escrito, el sustituir una palabra por otra, la eterna insatisfacción... pero al mismo tiempo, una inexplicable sensación de placer!

Un abrazo.

FJavier dijo...

El equilibrio perfecto entre el esfuerzo artesanal por atemperar la herramienta y la imprescindible libertad que requiere el talento para dejar que la música se exprese sin ambages. Porque en mi humilde opinión prevalece el sonido y el ritmo a la hora de componer el mensaje emocional en la poesía.

Cualidades que te acompañan siempre, Beatriz.

Un afectuoso abrazo.

Julio Benavente Caballero dijo...

Qué interesante!
Gracias. Un abrazo.

tecla dijo...

Cuanto más se teorice, peor Beatriz.
Yo escribo de oído y me dejo llevar de la musicalidad.
Lo que no sé es si hago bien o mal.
Pero aún así también le doy vueltas.
Otras veces no. Depende.

Jordicine dijo...

Está muy bien que una poeta nos explique de primera mano como se 'cocina' una poesía. Buen post, BEATRIZ, como siempre. Besos.

Lichazul dijo...

así es!!!
uno se quiebra el mate buscando las palabras, y es que la palabra no es inocente ni llega por azar
cada una tiene sentido y razón
es absolutamente arbitraria

...llego la noche con su mortaja etérea, desmenuzando escarchas donde su beso deja...

un pequeño aporte
:D

besitos

Maritza dijo...

Tema para escritores, la verdad...no tengo mucho que aportarte. Yo solamente repito mucho en voz alta lo que me nace escribir, y si alguna palabra desentona en su "sonido" la cambio...

ABRAZOS MILES, BEATRIZ QUERIDA.

pepa Perez dijo...

Muy interesante, tomaré nota. Gracias por tu visita a mi blog. Un saludo.

Natalia H. Fontijn dijo...

Hola Beatriz
Me gusta mucho tu profundidad y tu aproximacion a las palabras. Me encantaron tambien tus poemas. Por aqui vendre de visita. Gracias por visitarme. Abrazo desde Canada

Mercedes dijo...

Beatriz, no te preocupes por mi cambio de nombre :-D De hecho, me gusta más que el mío propio, jajaja!

Cuídate. Un beso.

Eva BSanZ dijo...

Hola Beatriz,
Encantada de tu visita en mi blog y gracias por brindarme la oportunidad de leerte.
La entrada asido fantastica.

Un beso!

Samuel Rego dijo...

Fascinante lo que cuentas y como lo cuentas con relación a esa, a veces, tortura que es escribir poesía.
Es una visión muy cierta y a la vez muy originaly clarificadora.

Un saludo

BEATRIZ dijo...

Muchas gracias a todos por su aporte a esta entrada.

La blogosfera es un lugar propicio para la convivencia ¿de acuerdo?

He tenido la suerte de con algunas personas establecer una relación cercana, a pesar de encontrarnos en la virtualidad.

Nos leemos pronto.

virgi dijo...

Si algo de entrada no sale, entonces por más vueltas que le demos, no hay forma.
Beso

Elizabeth Pineda G dijo...

Me gustó mucho tu texto, me quedo pensando en esa forma distinta de expresar, en la búsqueda (a veces dolorosa) de la voz real...
Un saludo y tantas gracias por compartir esta entrada...
Ely.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

La noche es del talante de tu ánimo. Toda la poesía en el mundo habida es de ese mismo coraje. Lo demás es ensayo estético, proyección luminosa del lenguaje al margen de los sentimientos y atenta solo a los sentidos.
Interesante reflexión amiga.
oseromeropseguin.blogia.com/
Recibe un fraternal abrazo.

Entrada destacada

EL PLANETA DEL SILENCIO

El silencio no es un vaso azul, es una entidad gris cubierta de violetas bajo las nubes; La voz un sueño bastardo. M...