miércoles, 26 de noviembre de 2014

HOY ESCRIBI PARA LLORAR UN OLVIDO

 





Para llorar tu olvido
tendría que poner vinagre a la herida
en su momento
antes de que sane el adiós
rociar chile a la ternura en flor
insecticida al climax de la caricia
Si tienes problemas
para llorar un olvido
pica cebolla fresca como antídoto
a la suave mirada
besa, besa
el botón de una flor que abre
la herida que abre
y el pez que nada en sus aguas
al final del comienzo
resbalará su aleta entre malvas.



Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red.


17 comentarios:

Lunna dijo...

La belleza de tus letras hace que el dolor se atenue y el olvido parezca mas cercano.
Siempre es un placer disfrutar de tus palabras.

Besos.

Lunna.

Rafael dijo...

El vinagre en la herida escuece, aunque cure.
Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Lo dices, Beatriz, antídoto para poner coto, freno a esa herida que deja el desamor. Al dulce beso, la sal que lastra...Un abrazo. Carlos

Ester dijo...

Las heridas curan mejor cuando no se tocan cuando se olvidan. Claro que si están tan bien escritas merece la pena leerlas y releerlas. un abrazote

jfbmurcia dijo...

El olvido es nuestra enciclopedia.

Natalia H. Fontijn dijo...

Me dolio y me dio escalofrio!

Un abrazote

Gloria Santana Gonzalez dijo...

Pues si cada vez que lloras un olvido sacudes esta alfombra de genialidad.....
Saludos desde Tenerife.

taty dijo...

"Antes de que sane el adiós", eso a veces significa un tiempo largo que nos deja bastante espacio para llorar nuestro duelo, crear nuestros rituales, algunos tristes, algunos de una belleza inmensa, como este que nos dejas aquí.

Un abrazo grande!

Leticia Garriga dijo...

Curar con la magia del dolor las hondas heridas de aquello inapresible q nos hace gemir y escribir con salobre desaliento. Dolorosa cura dugieres querida Bea. Un gran abrazo.

Fina Tizón dijo...

Es duro este poema, y duro es querer olvidar lo imposible de olvidar. Hay heridas que no cicatrizan del todo nunca.

Feliz tarde de domingo, Beatriz

Fina

BEATRIZ dijo...

La intencionalidad del poema era pasmar dos modelos interpretativos.
1. El de la ironía ante el poco interés de llorar un olvido de amantes, en el poema se propone lo imposible poner "vinagre a la herida" "insecticida a la caricia" etc. con esto se activa la imaginación del dolor humano.

2. Y más importante que el primero, quería aludir a lo terrible del olvido en toda la extensión de la palabra, la pérdida de la memoria supone en parte la pérdida de la esencia contra la materia. Por eso es terrible cuando queremos recordar una experiencia de hace mucho y no lo logramos, es entonces que sentimos el ardor de querer recordar con todas nuestras fuerzas.

En fin, que estaba debrayando en filosofías personales e impersonales a la vez.

Gracias por su comentarios.

José A. García dijo...

El resentimiento siempre antes que el perdón. Siempre.

Saludos

J.

Rendan Laveriz dijo...

Situaciones que duelen pero que te hacen mas fuerte. Un abrazo compañera.

Amando García Nuño dijo...

Tal como está todo esto del olvido, vamos a tener que picar ajos.
Abrazos, siempre

mobtomas dijo...

Hermoso poema. Para aquellos olvidos que ya fueron olvidados, y que requieren de recetas bellamente formuladas para arrancar las lágrimas, aunque terminen siendo de cocodrilo. Saludos

Conchi dijo...

Sal, vinagre, escuece y duele, pero el tiempo lo cura todo.
Un abrazo Beatriz.

Enca Gálvez dijo...

El amor siempre es hermoso cuando se tiene, pero como tu bien dices cuando se pierde escuece y escuece mucho... Un abrazo

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...