domingo, 27 de julio de 2014

Malinche

 



Este es el título del libro de la autora Mexicana Laura Esquivel, autora también del afamado libro llevado a la pantalla del cine,  Como Agua para Chocolate.

Malinche, es una novela histórica basada primordial mente en la intensa y trágica relación amorosa que se daría entre el conquistador Hernán Cortez y su intérprete,  Malinalli, mujer nativa de familia noble, de regiones conquistadas en primer lugar por los aztecas. Habiendo perdido a su padre y abuela, fue vendida por la madre como esclava, así que desde muy chica fue de señorío en señorío de la las poblaciones de habla Nahuátl a los de habla Maya, donde fue a dar con el mismo Cortés. Malinalli como sus contemporáneos creyó en un principio que Hernán Cortés era la reencarnación del dios de sus ancestros, Quetzalcóatl,  por dicha razón asume que su tarea es ayudarlo, como intermediaria entre él y los miembros de culturas nativas.

 “Hija mía, tú vienes del agua y el agua habla. Tú vienes del tiempo y vivirás a tiempo y tu palabra vivirá en el viento, y será plantada en la tierra. Tu palabra será el fuego que transforma todas las cosas. Tu palabra vivirá en el agua y será un espejo para la lengua. Tu palabra, tendrá ojos y verá, tendrá oídos y oirá, tendrá tacto para posarse en la verdad, y para decir verdades que serán vistas como mentiras. Y con tu palabra, tú serás capaz de regresar a la quietud, al comienzo donde nada es, donde toda la creación regresa al silencio, pero tu palabra, lo despertará, y tú nombrarás a los dioses y les darás voz a los árboles, y le darás a la naturaleza una lengua para hablar por ti de lo invisible que nuevamente será visible a través de tu palabra. Y tu lengua será la palabra de luz, un pincel de flores, la palabra de colores que tu voz usará para pintar nuevos códices.”(1)

En el  ritual de bautismo que los antiguos ancestros realizaban, su padre cantó estas palabras en el bautizo de Malinalli,  mismas que parecen haberla guiado a lo largo de su vida de grandes responsabilidades históricas. Yo he leído el libro en inglés hace tiempo, y mientras leía me encontré traduciendo al español en mi mente muchos pasajes hermosos, por lo cual, si hay errores de sintaxis o terminología, ruego una disculpa a la autora. Entendiendo que se trata de un libro que merece la pena ser leído, decidí hacer esta presentación especial.

 Malinalli ha sido considerada a lo largo de la historia mexicana como traidora a su raza, nos enseñan eso desde los primeros años de escuela, hasta la fecha,  decir “malinche” es sinónimo de traidor. Pero en este libro, se descubre en ella, un personaje fascinante.

Los antiguos mexicas, decían poemas épicos de su gente a través de imágenes. Todas sus experiencias eran recolectadas en pedazos de papel que representaban la manera de existir en su tiempo”(2) escribe la autora en su nota de introducción, para aclarar que entonces todavía no se contaba con un sistema de escritura, así que por dibujos o por historias habladas era como se transmitían las costumbres y tradiciones de una cultura.

El término Malinche, es posible que venga del término náhuatl “malintzin”(3) el cual representa el diminutivo de hierba que sirve para hacer cuerda, y que al parecer se utilizaba como sinónimo de Malinalli,  conocida como Doña Mariana, o También se le llamaba Malinalli de Tenépal. La palabra náhuatl tenépal significa “persona que tiene facilidad de palabra, que habla mucho y con animación(4) De todas estas explicaciones técnicas,  no se habla en el libro, quizá por falta de relevancia. Se encuentran muchos otros detalles en lo que es la bibliografía de Laura Esquivel, al final del libro, donde podemos corroborar que la autora se informó muy bien sobre los hechos históricos. Otros aspectos, por pura curiosidad insana,  los encontré yo en wikipedia.

Malinche es un libro que sorprende grata mente por su lirismo bien ensamblado, en una prosa lucida. Es una  obra generosa que nos evoca y transporta a los escenarios y creencias de una rica cultura pre hispánica, donde los dioses no se esconden de los hombres, se hacen visibles y hasta tangibles, entregándose a la humanidad en los elementos y haciéndolos parte del todo. Su deidad está conectada a todas las cosas del universo.

Beatriz Osornio Morales,imagen de la red.


Citas:
1.      Malinche Pag. # 9
2.      Nota de autor.

3.      y 4. Wikipedia. Internet.

Entrada destacada

19 de Septiembre de 2017

El martes 19 de septiembre, yo estaba pasando por un tremor eufòrico, producido por el pànico. Debìa enfrentar nuevamente el servicio c...