miércoles, 3 de agosto de 2016

Reloj de Arena



Resultado de imagen de manos y arena


Cuando era adolescente me gustaba pensar que nuestras manos
eran un reloj de arena, por donde pasaba el mundo, por eso nos gusta tocar, los infantes quieren tocarlo todo; incluso se meten el mundo a la boca.

En este reloj las horas se filtran poco a poco hasta la hora de la vida,
ese pujido constante de la existencia.

Hay un librito que nunca pude escribir, la vida era demasiado cruda entonces.
Ahora escribo, lo escribo después de pasarte la mano por la espalda
y sentir ese repentino escalofrío que te recorre.
Has de saber que no escribo de mi sino de ti, escriben las manos de arena, escriben los granos de la vida, porque hoy escribir no es un acto meramente narcisista, escribir es mirarte a los ojos y saber
que mis ojos son el manantial donde te miras,
o acaso un pabellón de batallas entre ángeles, depende.

Los ruinosos deprecan sobre su vida; también la deprecación es un grano de arena,
un invento honesto del cual dicen ellos vale la pena maldecir.

En la ciudad se codean los instantes, este libro no escrito los convoca como recuerdos exiliados en el tren, ¿recuerdas?
o una copa llena que espera en la mesa de al lado. Y en vida todo, todo pasa por nuestras manos
florecientes, desahuciadas.


Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.


11 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Hola, Beatriz. Quizá si sean nuestras manos ese reloj, porque por allí nos pasa todo lo que retenemos y lo que dejamos escapar, o así lo sentimos, al hacer el recuento de experiencias pasadas.
Hace mucho que no nos frecuentamos tú y yo, pero hoy al verte en casa de mi amigo que escribió México lindo, y sabiendo lo bien que escribes, pensé que quizá quisieras participar en un juego literario en común, que propone mi amigo Ibso. Si tienes tiempo, asómate a mi blog, para que te enteres de lo que propone.
Muchos besitos!

Buscador dijo...

El tiempo es algo muy complicado y lleno de misterio. A veces las horas pasan sin que suceda nada en particular; a simple vista...Yo identifico a mi corazón igual que un reloj donde mi vida pasa y pasa quizás en tonterías o recuerdos; en inventar sucesos o simplemente mi corazón comunica a mi razón loca cosas por las que soy de atar...En el tiempo también se encuentra nuestro presente y en el aquí y ahora; el carpe diem donde litros de tinta lo buscan y laboriosos filósofos dan fé de la inmensidad de su significado.

El sentido del tiempo es muy complejo para un reloj; se puede averiar o simplente ya se acabaron los granos de arena donde se medía lo que pasa por nosotros. También hay momentos eternos con lapsus incluidos en que no pasan los minutos y es tan grande nuestro sentimiento, que el tiempo nos olviday nos embriaga con tamaña vivencia...

El tiempo es un condenado a muerte, un amante que espera ser aceptado, alguien que no llega al trabajo o quién lo pierde por ser un vago...Estamos envueltos en el tiempo y muchas cosas pasan como una estrella fugaz o una mirada que lo dice todo...Podría seguir escribiendo cosas acerca del tiempo que a veces me agobia al ser una cuenta atrás para un futuro donde que gustaría dejar algunas cosas hechas.

Disfruten de su tiempo y no olviden que si no lo tienen en cuenta, no importa pues el tiempo es un invento de Dios y del hombre.

Enca Gálvez dijo...

El tiempo siempre ésta presente en lo bueno y en lo malo...Es el único, viejo y fiel amigo que siempre nos acompañará hasta el final de nuestros días... Querida Beatriz, hoy me ha encantado compartir mi tiempo contigo. Un gran abrazo

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Ahora, Beatriz, que traes en tu bien urdido poema, la memoria de las manos, cuánto pueden éstas en el amor , y hablo de ese amor total que buscas abarcar en tus versos, porque lo que ellas hacen y trabajan, lo hacen para que la vida sea, y es que sin amor no hay vida, luego laboran para el amor. UN abrazo. Carlos

Elsa dijo...

Las manos como tamiz de la vida por donde pasa rápido la arenga,o la sal como testimonio de nuestra creación
Un abrazo,Beatriz

Elsa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elsa dijo...

Debe decir: arena (vale)

Elsa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
**kadannek** dijo...

Me parece una fortuna poder leerte esta noche, después de semanas de no verte. Hay cierto romanticismo nostálgico en tus letras, que me deja un dulzor amargo, un arrobamiento tierno. Es que la añoranza de viejos tiempos, ese amor abierto, esas cuentas inconclusas, todo ello hace de este texto, uno escrito con tinta del corazón. Bonito trabajo.

José A. García dijo...

El tiempo es la arena que nos arrastra poco a poco hacia la profundidad del mar, de la vida, hasta que el agua nos ahoga sin remedio...

Saludos.

J.

Pedro Merino dijo...

Apelas bien a la poesía, Beatriz, es un pasatiempo muy sano. ¨Cuando no tengas nada que hacer, haz algo útil¨, ojaláa fuera mía esa frase que no recuerdo de quién...

Entrada destacada

El Tiempo en un Instante

De entre las horas del dìa rescate un instante... pensar en ti. Abrì la ventana y saliò el sol, estaba tierno; un p...