EL ESPEJO




De tanto y de tan poco,
el espejo de los secretos habla,
escupe imágenes,
le parece gracioso que guiñe las pestañas
mientras  pinto la amargura de los mutilados,
se ríe de  las granadas.
Con  pincel y  rubor
voy recapitulando encabezados de periódico.
No son buenas noticias.
No. Puede estar  feliz de su sordera el espejo.
Los muertos aumentan.
Nunca disminuyen cuando hay guerra,
no cesan, las noticias, los muertos.
El espejo habla

Y yo no sonrío a su antojo.


Beatriz Osornio Morales
23 comentarios

Entradas más populares de este blog

LA PALABRA HERACLITIANA

El Otro Einstein

El Tiempo en un Instante